CSIF lanza una campaña para animar a los profesionales del sistema sanitario a denunciar las agresiones que sufren y que han sido “infradeclaradas” durante la pandemia
Sanidad
11 de Febrero de 2021

CSIF ha diseñado una campaña bajo el lema “Ante una agresión verbal, HABLA” para animar a los profesionales del sistema sanitario público andaluz y cordobés a comunicar las agresiones verbales que sufren y cuya declaración se ha reducido considerablemente durante el año 2020, marcado por la pandemia de la Covid-19. El sindicato, que es la primera fuerza multiprofesional del Servicio Andaluz de Salud (SAS), ha puesto de relieve la importante bajada en las denuncias por agresiones a profesionales el año pasado, que han descendido en Córdoba concretamente un 21% en relación al año anterior hasta sumar un total de 114.

No obstante, la conclusión que la central sindical extrae de este acusado descenso es que la pandemia de la Covid-19, en la que se ha impuesto la atención no presencial --fundamentalmente en Primaria--, ha hecho disminuir la declaración de agresiones verbales, no las agresiones en sí, ya que muchas de ellas se han producido telefónicamente y no han sido percibidas como tales por el personal afectado.

Así lo manifiesta el Sector de Sanidad de CSIF Córdoba, tras analizar los datos facilitados a las organizaciones sindicales por la Administración sanitaria esta semana en el seno de la Mesa Técnica de PRL del SAS. En concreto, las agresiones no físicas ascendieron a 90 en 2020, mientras que los ataques físicos fueron 24. El Hospital Universitario Reina Sofía fue el que registró más casos con un total de 60 agresiones (16 físicas y 44 verbales), quedando por detrás el Distrito Sanitario Córdoba, con 20 (2 físicas y 18 verbales), el Distrito Sanitario Guadalquivir, con 16 (1 físicas y 15 verbales), el Distrito Sanitario Sur (en el que se incluye al Hospital Comarcal Infanta Margarita de Cabra, con 13 (3 físicas y 10 verbales), y el Distrito Sanitario Norte, incluyendo al Hospital Comarcal del Valle de Los Pedroches, con 5 episodios (2 físicos y 3 verbales).

"Los delegados de CSIF en los centros sanitarios tienen constancia de que se producen, con cierta frecuencia, situaciones de malos modos, insultos y trato degradante hacia los profesionales, en muchas ocasiones por teléfono, por lo que el trabajador o trabajadora no entiende que dicha circunstancia pueda denunciarse", según explica CSIF Sanidad Córdoba, que subraya la “necesidad de estar vigilantes respecto a este tipo de situaciones que la propia dinámica de la atención sanitaria por la pandemia de la Covid-19 ha propiciado”.

“Los profesionales nos trasladan que estas agresiones verbales se producen, sobre todo por vía telefónica, pero no las declaran. Y lo que no se declara no se registra y, por lo tanto, no existe”, insiste la central sindical, que lamenta que “precisamente al no denunciarse, no es posible adoptar la medidas oportunas para que no vuelvan a suceder”. “Se podría decir que la teleagresión se percibe como menos lesiva o hiriente y lleva implícita cierta tolerancia, lo que hace que no se denuncie o se denuncie menos”, añade.

Precisamente con el objetivo de concienciar a los profesionales sobre la necesidad de denunciar las agresiones verbales, CSIF ha diseñado la mencionada campaña dirigida a hacer visibles este tipo de situaciones, animando al personal del sistema sanitario a que las denuncie, ya que “la mejor prevención es la comunicación”, indica la iniciativa.

En el marco de dicha acción, los delegados sindicales de CSIF Sanidad Córdoba contarán con unas carpetas que reunirán impresos los documentos de notificación correspondientes al plan de prevención y atención de agresiones para los profesionales del Sistema Sanitario Público de Andalucía, y que les servirán en las visitas que realicen a los trabajadores y trabajadoras de los centros sanitarios para informarles y también formarles sobre el procedimiento de notificación de agresiones.

El Sector de Sanidad de CSIF Córdoba recuerda que la Administración sanitaria mantiene “la callada por respuesta” en relación a la solicitud realizada por el sindicato hace ya un año sobre cambios en el régimen sancionador de las agresiones a las empleadas y empleados públicos de los centros sanitarios para que realmente las sanciones sirvan de elemento disuasorio frente a conductas de este tipo.

Por otra parte, CSIF ha solicitado a la Administración sanitaria en la Mesa Técnica de PRL del SAS que "medidas preventivas, disuasorias y de protección coordinadas que tengan en cuenta, no solo al personal propio del Servicio Andaluz de Salud, sino a todas las personas que trabajan dentro de edificios sanitarios, como por ejemplo los vigilantes de seguridad”.