CSIF exige a la Junta el cierre temporal y revisable de los colegios que están en los municipios con mayor incidencia de Covid-19
Educación
04 de Febrero de 2021

CSIF, primera fuerza sindical de la enseñanza pública en Córdoba y en Andalucía, exige a la Consejería de Educación y Deporte el cierre temporal por un periodo de 14 días y con carácter revisable de los centros educativos que se encuentran en municipios cuya tasa acumulada de incidencia por Covid-19 supera los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes. A día de hoy los municipios cordobeses que superan esta ratio son Alcaracejos, Almodóvar del Río, Belmez, Benamejí, Los Blázquez, Cabra, Castro del Río, El Carpio, Encinas Reales, Fernán Núñez, Fuente Obejuna, La Guijarrosa, Hinojosa del Duque, Iznájar, Montemayor, Moriles, Nueva Carteya, Peñarroya-Pueblonuevo, Obejo, Palma del Río, Pedroche, Pozoblanco, La Rambla, Rute, San Sebastián de los Ballesteros, Torrecampo, Villanueva del Duque y Zuheros.

Así lo ha demandado el sindicato en la Mesa Sectorial de Educación celebrada este jueves para abordar de forma monográfica la situación de las aulas andaluzas ante la evolución de la crisis sanitaria provocada por el Sars CoV-2, en la que la central sindical ha reafirmado su apuesta por la enseñanza presencial, si bien considera que “ha llegado el momento de que la Administración educativa tome, de forma inminente, medidas puntuales de este tipo en las localidades que se encuentran en esta situación, es decir, las catalogadas de grado 2”.

La responsable de CSIF Educación Córdoba, Elena García, explica que “el cierre puntual y temporal de los centros en estas zonas, que se revisaría una vez transcurrido el plazo de 14 días que establecen las propias autoridades sanitarias, serviría para contener la propagación de contagios en la provincia y para evitar que los centros escolares se conviertan en lo que no queremos, en lugares inseguros para el alumnado y el profesorado”.

“Es cierto que la incidencia en los centros educativos es baja en estos momentos –argumenta la representante sindical-- pero creemos que si no se toman medidas con cierres tasados, siguiendo el criterio de actuar en aquellos centros ubicados en las localidades más afectadas por la pandemia, la situación no tardará mucho en ser otra, y los centros podrían convertirse en núcleos de contagio del virus”, añade.

“La realidad de los centros educativos no puede ser ajena a la de los 28 municipios cordobeses que han entrado desde este miércoles en grado 2, con cierre perimetral y suspensión de toda actividad no esencial”, según asevera García, quien insiste en que “la Administración debe actuar de inmediato, tomando medidas en los municipios con dicho nivel de contagios, y que ese criterio se siga aplicando en localidades que se vean en la misma situación en el futuro”.

Además de la petición de cierres puntuales de centros y su revisión a los 14 días, CSIF ha pedido en la Mesa Sectorial que se informe de ello a profesorado y equipos directivos mediante las instrucciones oportunas, para que puedan prever y realizar las actuaciones pertinentes que faciliten la organización, preparación y dotación de todos los recursos necesarios para impartir clases de forma telemática, tanto a alumnado como a profesorado de los centros afectados.

Asimismo, CSIF reclama que no se minimicen los riesgos propios de la realidad que vive día a día el personal docente y que se dote al profesorado de mascarillas FFP2. “Esto es especialmente necesario para los docentes que conviven con alumnado que no porta mascarilla en su jornada escolar, ya sea en la totalidad o en parte de ella, como es el caso de Educación Infantil y Educación Especial”, resalta García.

Igualmente, el Sector de Educación de CSIF Córdoba pide que se siga incidiendo en una sustitución ágil de las bajas que se producen en los centros educativos, ya que la enseñanza presencial debe estar garantizada, entre otros aspectos, con el cupo íntegro de cada centro cubierto, máxime en la situación de pandemia actual.

Por último, CSIF destaca el “buen hacer de docentes, equipos directivos y alumnado para que los centros educativos estén funcionando, no sin dificultades, pero de un modo razonable en este curso escolar marcado por la pandemia”. También valora las propias medidas tomadas por la Administración educativa, a la que ahora le pide que “dé un paso adelante y establezca cierres puntuales como medida preventiva dada la situación, en beneficio de la seguridad del conjunto de la comunidad educativa”, concluye García.