CSIF subraya la necesidad de tomar medidas complementarias para ventilar correctamente las aulas en plena ola de frío
Educación
08 de Enero de 2021

CSIF, primera fuerza sindical de la enseñanza pública en Córdoba y en Andalucía, subraya la importancia de que los centros escolares cuenten con filtros HEPA (High Efficiency Particulate Air) o con dispositivos de purificación de aire portátiles para minimizar la probabilidad de contagios del Coronavirus por aerosoles.

Ante la vuelta a las aulas tras las vacaciones de Navidad y las bajas temperaturas que se registran actualmente en nuestra provincia, el Sector de Educación de CSIF Córdoba insiste en la necesidad de contar con medidas preventivas adicionales a la ventilación natural y a la utilización de mascarillas en las aulas. Tras el inicio de curso escolar y al acercarse en otoño la bajada de los termómetros, el sindicato ya solicitó en su día a la Consejería de Educación y Deporte, así como a las diputaciones y a los ayuntamientos, apoyo para que los centros educativos pudieran contar con este tipo de dispositivos.

En concreto, entonces se solicitó a los Servicios de Prevención de Riesgos Laborales de la Consejería de Educación que estudiaran, en virtud de lo establecido en la Ley 31/1995 de 8 de noviembre de Prevención de Riesgos Laborales y los procedimientos y guías dictadas por las autoridades sanitarias, las alternativas para la purificación del aire de las aulas, bien a través de filtros HEPA o bien con cualquier otra medida que evite tener que dar clases en condiciones ambientales indeseadas debido al frío.

Esta demanda ha fructificado sólo en algunos casos, y siempre gracias a la colaboración de algunas corporaciones locales, que además han ofrecido una respuesta muy positiva a la petición de CSIF para poder dotar a los centros de estos elementos. No obstante, la inmensa mayoría de los centros educativos continúa careciendo de dicho material, según explica Elena García, responsable del Sector de CSIF Educación Córdoba.

“Se trata de evitar que las clases se desarrollen en condiciones indeseadas que pongan en peligro la seguridad y la salud, tanto del profesorado como del alumnado, máxime cuando está demostrado científicamente el enorme riesgo que existe de contagio por aerosoles del Sars CoV-2”, insiste la representante sindical, que entiende que sería útil también en los centros la utilización de medidores de CO2, “que si bien no detectan la presencia del virus, sí sirven para determinar la calidad del aire en un espacio cerrado, y por lo tanto, las necesidades concretas de ventilación en un momento determinado”.

En el marco de la supervisión y el seguimiento que la central sindical realiza a las medidas preventivas anti Covid-19 en los centros educativos, CSIF insiste en que es esencial que las medidas adoptadas se revisen en función de la evolución de la pandemia y del conocimiento del virus y recuerda que en la provincia de Córdoba hay muchos centros que, debido a la antigüedad de su construcción, no cumplen ninguna normativa en relación con la ventilación.

“La vuelta a las aulas después del paréntesis vacacional, unida a las bajas temperaturas que se están registrando en Córdoba pueden ser una pésima combinación, y lo que menos deseamos ahora es que se produzcan brotes en los centros educativos, por lo que entendemos que se deben extremar las precauciones y tomar medidas complementarias como las que proponemos”, concluye García.