La Inspección de Trabajo da la razón a CSIF sobre la falta de protección de los sanitarios e insta al SAS a actuar para evitarla
Sanidad
14 de Mayo de 2020

La Inspección de Trabajo ha dado la razón a CSIF Andalucía en sus denuncias presentadas en todas las provincias contra el Servicio Andaluz de Salud por exponer a los trabajadores del sistema sanitario andaluz al contagio del SARS-CoV-2 al desempeñar su trabajo sin los medios y equipos de protección suficientes, y ha instado al SAS a planificar las acciones preventivas necesarias para acabar con esta situación y ejecutarlas.

En concreto, la Dirección Territorial de la Inspección de Trabajo en Andalucía ha trasladado al Servicio Andaluz de Salud (SAS) con fecha 4 de mayo pasado un requerimiento definitivo para que planifique dichas actuaciones y las lleve a cabo, con el objetivo de proveer de los medios necesarios a los profesionales sanitarios, “cuyo contagio por Coronavirus ha alcanzado unos niveles intolerables, que ponen de relieve que no se ha actuado bien y que la Administración no ha protegido a estos trabajadores y trabajadoras”, según ha subrayado el Sector de Sanidad de CSIF Córdoba.

Según los datos más actualizados de los que dispone el sindicato, 519 profesionales de la sanidad pública cordobesa han quedado fuera de juego por la Covid-19, bien por resultar contagiados o por tener que mantenerse en aislamiento.

Tras la denuncia registrada por CSIF en todas la provincias andaluzas en relación a la falta de medidas de protección adecuadas con las que han estado trabajando y trabajan los profesionales del sistema sanitario andaluz, la Inspección de Trabajo trasladó el pasado 6 de abril al SAS una propuesta de requerimiento para que este organismo aportara la documentación y alegaciones que considerase oportuna ante las denuncias del sindicato.

Una vez finalizado el plazo de respuesta que tenía el SAS, la Inspección de Trabajo ha decidido realizar un requerimiento definitivo en el que solicita “con carácter inmediato y permanente” al Servicio Andaluz de Salud “planificar la adopción de todas las acciones preventivas derivadas de la evaluación de riesgo de exposición al Coronavirus, con identificación de los recursos, medios y coste de la implantación de cada acción, así como con la anotación de la comprobación de la adopción de cada acción preventiva”. Además, establece que “todas las acciones preventivas planificadas deben implantarse en los términos recogidos en cada planificación”, según recoge el citado requerimiento de fecha 4 de mayo.

Vulneración del derecho de los trabajadores a estar informados

CSIF Córdoba entiende que con este pronunciamiento de la Inspección de Trabajo queda demostrado también que no se ha respetado el derecho a la información que la Administración debe aportar a los legítimos representantes de los trabajadores y trabajadoras, ni tampoco el derecho de formación que asiste a los trabajadores sobre prevención de riesgos laborales y prevención.

Desde el inicio de la pandemia, CSIF Sanidad Córdoba ha denunciado en todos los centros la falta de protección de los trabajadores del sistema sanitario público por falta de medidas de protección ante el Sars-COVID-19, para lo que ha realizado numerosas reclamaciones, denunciando las exposiciones de riesgo sin la debida protección, las deficiencias observadas y aportando medidas correctoras.

A raíz del pronunciamiento que ha hecho ahora la Inspección de Trabajo, CSIF Córdoba exigirá que el SAS cumpla con sus obligaciones y se reserva la posibilidad de acudir a las vías que estime oportunas para salvaguardar la protección y el interés de los trabajadores y trabajadoras del sistema sanitario público cordobés.