El coronavirus deja “fuera de juego” a más de 160 empleados públicos en Córdoba por dar positivo o estar en cuarentena
Trabajadores Públicos
30 de Marzo de 2020

CSIF Córdoba cifra en 162 los trabajadores y trabajadoras de los distintos sectores de actividad que han tenido que dejar de prestar servicio en la provincia como consecuencia de la crisis del Covid-19, por haber dado positivo (108), o bien por tener que guardar cuarentena debido al haber tenido contacto con personas que tenían el virus en su entorno (54), según los datos actualizados ayer. Esto supone que cerca del 23% de los 473 afectados por coronavirus contabilizados ayer eran trabajadores públicos.

La mayoría de los empleados que se han visto obligados a no acudir a su puesto por este motivo pertenece al sector de la sanidad pública. Concretamente, de los 162 que en total han resultado contagiados o guardan cuarentena, 101 son profesionales de la sanidad pública (87 contagiados y 14 en cuarentena), lo que supone el 62,3% del total y quiere decir que aproximadamente 6 de cada 10 trabajadores que han quedado “fuera de juego” en esta crisis pertenecen al sistema sanitario.

Ello resulta altamente preocupante, ya que es precisamente el personal de la sanidad pública el que tiene que atender en primera línea a las personas afectadas por la pandemia y que, además, lo continúa haciendo sin las mínimas condiciones preventivas ni los mínimos medios de protección para evitar contraer el virus. El pasado jueves, CSIF ya alertó sobre la elevada cifra de profesionales del sistema sanitario público cordobés y andaluz contagiados por Covid-19. En este sentido, esta central sindical reclama que “sin más demora” se facilite a los profesionales los medios de protección necesarios para frenar esta “preocupante propagación del virus entre el personal de la sanidad”.

Asimismo, la central sindical denuncia “el sentimiento de desamparo que tienen los profesionales de la salud”, ante la falta de elementos de prevención para evitar el contagio del virus. “Los profesionales están desbordados y haciendo un esfuerzo titánico para responder a esta emergencia con una enorme profesionalidad y entrega”, mantiene. Ante esta situación CSIF ha decidido interponer una denuncia contra el Servicio Andaluz de Salud (SAS) ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), solicitando medidas cautelarísimas para el reparto inmediato de equipos de protección individual (EPI) adecuados para los profesionales de la sanidad pública andaluza.

Además de los trabajadores de la sanidad pública, otros colectivos profesionales se están viendo altamente afectados y han tenido que dejar de prestar servicio, bien por contagiarse o por deber permanecer en cuarentena. En concreto, uno de los sectores más afectados es el de las entidades públicas estatales (EPE) –en el que se enmarcan, por ejemplo, los empleados de Correos--, en el que 7 profesionales han dado positivo y 13 se encuentran en cuarentena, lo que suman 20 empleados que pueden ejercer sus responsabilidades laborales.

En cuanto a los empleados que están al servicio de las corporaciones locales, entre los que están, por ejemplo, los agentes de la Policía Local, según los datos recabados por CSIF, han tenido que dejar de trabajar un total de 12 personas (5 por dar positivo y 7 por tener que guardar cuarentena). Respecto al Sector de Administración General de la Junta de Andalucía (AGJA), hay contabilizados 18 trabajadores cuya labor se ha visto interrumpida (6 positivos y 12 en cuarentena).