CSIF reclama la dotación de desfibriladores en los centros públicos dependientes del Estado
AGE
10 de Enero de 2017

El Sector de la Administración General del Estado (AGE) de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en Córdoba pide la dotación de desfibriladores en los centros de trabajo que son responsabilidad del Estado en la provincia como parte de los planes de prevención de riesgos laborales y de la salud de estos organismos públicos.

En España se produce una parada cardiaca cada 20 minutos y 6 de cada 10 víctimas fallecen antes de llegar al hospital, en gran medida porque al 42% no se le practica maniobras de reanimación antes de la llegada de los equipos médicos, pese a que el 80% podría evitarse teniendo acceso rápido a un desfibrilador, según asegura la Sociedad Española de Cardiología. Los centros públicos dependientes del Estado, tales como las oficinas del SEPE y la Jefatura Provincial de Tráfico, entre otros, no son ajenos a esta realidad, teniendo en cuenta el elevado tránsito de público que registran diariamente.

Por ello, Francisco Guerrero, responsable del Sector de AGE de CSIF Córdoba, recuerda que la mortalidad por enfermedades cardiovasculares es la primera causa de muerte en España y que según los expertos “cada minuto que se retrasa en las maniobras de resucitación las posibilidades de sobrevivir disminuyen entre un 7 y un 10% y las posibilidades de supervivencia son de 3 de cada 4 casos al implantar el desfibrilador”.

En este sentido, CSIF reclama que, dentro de la prevención de riesgos laborales y de la salud, los centros públicos responsabilidad del Estado en Córdoba deberían contar, al menos, con un desfibrilador por cada edificio, formando a los trabajadores en su uso y estableciendo un protocolo de actuación. De igual modo, la Administración también debería comprometerse aún más con la adquisición de hábitos cardiovasculares, haciendo especial hincapié en la alimentación y el estilo de vida saludable.