CSIF denuncia que Sadeco acosa a un trabajador que se niega a abandonar el vehículo en marcha durante la recogida de basura
Administración local
21 de Diciembre de 2016

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF, de Córdoba denuncia el acoso que sufre un trabajador de Sadeco por parte de la Dirección de la empresa municipal al negarse a abandonar el vehículo en marcha durante la recogida de la basura, una actitud avalada por sendos informes emitidos por la Jefatura Provincial de Tráfico y por la Inspección de Trabajo a instancias de una demanda presentada por esta central sindical.

El responsable del Sector de Administración Local de CSIF Córdoba, Rafael García, informa de que el empleado ha recibido un escrito firmado por el director del Departamento de Operaciones y por el jefe de Servicio en el que se comunican algunas incidencias relacionadas con su rendimiento sin que se aporte ninguna prueba sobre los hechos relatados en el documento. “Resulta llamativo que quien recibe este apercibimiento sea el mismo trabajador al que la empresa le sancionó de empleo y sueldo por no querer incumplir la normativa al no abandonar en marcha el camión durante la recogida de la basura, un aspecto que se encuentra recurrido ante los tribunales por los servicios jurídicos de CSIF”, asevera García.

En el escrito se le acusa al trabajador de hacer la mitad de los circuitos de recogida sin que se aporte ninguna prueba que demuestre tal afirmación. Asimismo, se indica que el empleado no resuelve las incidencias del vehículo de funcionamiento y le afea que llame a un mecánico cuando se produce una avería, cuando se trata de una responsabilidad que a todas luces no forma parte de sus tareas. Desde CSIF se considera “muy grave” que por parte de la Dirección de Sadeco se intente amedrentar al trabajador advirtiéndole de la posible comisión de una falta recogida en el convenio colectivo.

El máximo representante del Sector de Administración Local de CSIF Córdoba recuerda que la Inspección de Trabajo ya requirió el mes pasado a Sadeco “la adopción de las medidas necesarias” en materia de prevención de riesgos laborales puesto que “la vulneración de una norma de tráfico prevista para garantizar la seguridad del entorno al vehículo, además de afectar a la seguridad del resto de usuarios, afecta a la seguridad de los trabajadores de la empresa”. Asimismo, la Inspección le comunicó a Sadeco que estaba impartiendo “órdenes ilegítimas” a su plantilla, contraviniendo de esta forma las facultades directivas que la Ley reconoce a las empresas.

En virtud de todo ello, García reclama a los responsables de la empresa municipal que cesen las “actuaciones intimidatorias” hacia un trabajador que “lo único que está haciendo es cumplir escrupulosamente la ley”, una postura que viene avalada por la Jefatura Provincial de Tráfico y por la Inspección de Trabajo.