CSI•F denuncia la supresión de la línea Llíria-Hospital y su sustitución por una que tarda más y solo operativa en mañanas
06 de Abril de 2016

El sindicato CSI·F denuncia la supresión de la línea directa de autobús desde la parada de metro de Llíria hasta el hospital comarcal. Ahora los usuarios que quieran acceder al centro hospitalario se ven abocados a subir a un transporte que pasa por Marines y las urbanizaciones y que tarda 50 minutos en llegar al hospital. Además, únicamente funciona por las mañanas. El sindicato pide el restablecimiento del anterior servicio.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) denuncia la gravedad de la situación, que deja tanto a trabajadores como a familiares de pacientes prácticamente incomunicados con el hospital. También explica que la eliminación del servicio se ha producido sin aviso previo ni explicaciones. En su lugar, el Consistorio ha alargado otra línea hasta el recinto hospitalario.

El sindicato resalta las protestas y reclamaciones por parte de los usuarios que, hasta las pasadas fiestas falleras, disponían de un servicio de autobús de mañana y tarde, con parada ante la estación de metro y llegada en el hospital. El recorrido se prolongaba 30 minutos. Ahora, tal como señala la propia web del consistorio bajo el epígrafe de ´Nuevo recorrido acceso al hospital´ realiza un trayecto bastante más extenso y solo está operativo este servicio los días laborables por las mañanas.

CSI·F considera imprescindible recuperar el servicio anterior y extenderlo a los fines de semana. También solicita al Consell que realice los trámites oportunos para que los autobuses que proceden de Valencia y recorren esta parte de la provincia tengan parada en el hospital, ya que el recinto se halla a cuatro kilómetros del casco urbano.

LEVANTE

El CSI·F impugna el ERE de 33 despidos en el área de diseño. Archivo adjunto CSI·F

LAS PROVINCIAS

CSI·F critica la supresión del autobús directo de Lliria al hospital comarcal. Archivo adjunto CSI·F

LA RAZON

Llíria elimina el bus al hospital pese a la protesta de los vecinos. Archivo adjunto CSI·F