CSI•F pide personal sanitario en los centros educativos y que las bajas por escarlatina de docentes no resten en su nómina
22 de Diciembre de 2015

El sindicato CSI·F ha solicitado por escrito a Conselleria de Educación que dote a los centros docentes de personal sanitario y que la escarlatina sea reconocida como enfermedad infecto-contagiosa y, por tanto, las bajas por este motivo no provoquen recortes en la nómina de los docentes afectados. La central sindical insta a la aplicación inmediata de esta medida por parte de la Administración.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) explica que el hecho de que los centros docentes no cuenten con personal sanitario repercute en una mayor tardanza en el diagnóstico de la enfermedad y que resulte más rápido su contagio. La central sindical pone como ejemplo el último brote de escarlatina detectado en un colegio de la localidad alicantina de El Campello.

El sindicato apunta que el personal que está en contacto con los alumnos corre el riesgo de verse infectado, lo que le obligaría a estar de baja laboral durante el periodo de contagio y recuperación. Al no estar contemplada la escarlatina en la Ley Orgánica 3/1986 de 14 de abril de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública, los docentes de baja sufren un recorte en sus nóminas.

CSI·F pide a Conselleria que revierta esta situación. Por ese motivo solicita que dote de personal sanitario a los centros educativos para permitir, entre otras actuaciones, el correcto diagnóstico y la adopción de las medidas necesarias ante situaciones como brotes de escarlatina. En el mismo escrito también reclama el reconocimiento de esta enfermedad como infecto-contagiosa, de manera que no se descuente dinero de la nómina de los trabajadores afectados que estén en situación de incapacidad temporal.

Ver Galería