SAMU, un servicio que agoniza.
17 de Junio de 2013

Los políticos se colocan flores en la solapa con el Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU) mientras el personal de las unidades ve empeorar día a día sus condiciones laborales hasta el punto de que estas han pasado a ser de ´semiesclavitud´.

Explico, con hechos, esta rotunda afirmación. Los empleados no disponen, en su jornada laboral, de turnos de comida o cena, con las pausas que se sobreentienden para ingerir los alimentos. Además, no existe una regulación del exceso horario que garantice que se cumplan las 1.589 horas estipuladas anualmente. Por otra parte, no perciben remuneración por nocturnidad o festividad a pesar de que su jornada cubre esas franjas nocturnas y los días festivos. Pincha este enlace para seguir leyendo.

Artículo de Rafael Cantó, presidente de Sanidad de CSI·F CV, publicado en el diario Levante.

Ver Galería