Alicia Torres: "Hace falta un plan estratégico de recursos humanos en las administraciones públicas"
Artículo de la presidenta de CSIF Comunidad Valenciana con motivo del 1 de Mayo. Publicado en el diario Levante-EMV
03 de Mayo de 2021

La pandemia vuelve a marcar, por segundo año consecutivo, la conmemoración del 1 de Mayo y de lo que simboliza esta fecha en la defensa de los derechos laborales. Lo hace casi 15 meses después de declarada oficialmente por la OMS, de lucha intensa contra el virus y de agotamiento por parte de una sociedad que ha sufrido sus graves consecuencias en todos los aspectos.

Por ese motivo, en primer lugar, desde CSIF queremos rendir un homenaje, con profunda tristeza, a las miles de personas fallecidas en la Comunidad Valenciana. Se nos han ido a todos demasiados familiares y amigos, a los que sumamos otros muchos que han superado la enfermedad y padecen las secuelas del virus. Además, cientos de miles de ciudadanos se han visto perjudicados por las consecuencias económicas de las medidas restrictivas de la actividad adoptadas.

En este contexto pandémico, nuestra mirada se ha dirigido constantemente al colectivo de profesionales de la sanidad valenciana, que ha tenido que librar una batalla desigual, mermado por la falta de personal y de recursos materiales. Su capacidad, su tesón, su sacrificio...han logrado una y otra vez vencer las diferentes acometidas del virus.

No obstante, las carencias que sufren resultan inasumibles tanto ante nuevos embates como para afrontar el retraso en la atención de múltiples afecciones ajenas a la pandemia que no han sido tratadas y que han ido a parar a una dramática lista de espera que urge reducir. La sanidad valenciana necesita la creación de 11.000 plazas estructurales más. No puede dilatarse la solución a un problema de esta magnitud que afecta a algo tan básico como la salud.

Una carencia de recursos humanos que no solo afecta a la sanidad sino que también se manifiesta en los demás servicios públicos que la administración debe prestar a la ciudadanía: sociosantarios, justicia, educación, seguridad, administración general, correos o instituciones penitenciarias. Se debe realizar un plan estratégico de recursos humanos en las administraciones públicas, ya que durante estos meses hemos podido comprobar la escasez de profesionales en áreas tan sensibles como las oficinas de empleo estatal, el SEPE, que gestiona las prestaciones.

Y si nos referimos a la generación de empleo, la necesidad resulta acuciante. La Comunidad Valenciana tiene en la actualidad a alrededor de 450.000 personas que sufren el drama del paro, sin olvidar a las que se hallan ahora en un expediente temporal de regulación de empleo (ERTE) y que podrían verse abocadas al desempleo si la situación económica no mejora.

En este 1 de Mayo resulta más necesario si cabe insistir en puestos de trabajo y que estos sean dignos y de calidad. Con una sociedad exhausta por los efectos de la pandemia y las restricciones que ha conllevado, destrozada económicamente por la pérdida de decenas de miles de empleos y el cierre de miles de negocios, la prioridad de la Generalitat debe de ser más que nunca impulsar políticas de generación de empleo.

CSIF afronta este 1º de Mayo desde nuestra independencia, reclamando soluciones que permitan avanzar hacia la recuperación económica real, un reparto justo de los fondos europeos y que se acometan las reformas necesarias para favorecer la creación de empleo, la regeneración de nuestro sistema productivo, así como el refuerzo de nuestros servicios públicos y la viabilidad de nuestro Estado del Bienestar.

En nuestra opinión, la pluralidad de opciones políticas que tienen los españoles y las españolas, debe trasladarse de inmediato a los sindicatos y la presencia de CSIF en el diálogo social está justificada por la demanda social, la coyuntura actual y la emergencia laboral. Debemos construir una mayoría sindical más amplia en la que la independencia política también esté representada y que cuente con presencia en todos los ámbitos afectados por la crisis.

En la actual tesitura, con una Comunidad Valenciana que debe resurgir de las cenizas sanitarias y económicas que ha generado el incendio de la pandemia, no podemos olvidar la reivindicación de una financiación justa. Esa reclamación que unió a toda la sociedad durante la pasada legislatura no debe quedar en el olvido. En la actual situación crítica, que la Comunidad Valenciana reciba la aportación del Estado que le corresponde constituye no solamente una exigencia, sino también una necesidad.

Nos encontramos en un momento crucial, en el que debemos, en primer lugar, garantizar el proceso de vacunación y, de manera simultánea, reforzar los servicios públicos vitales para nuestra ciudadanía (sanidad, educación, justicia, prestaciones sociales…), así como abordar las medidas estructurales que necesita la Comunidad Valenciana.

Artículo publicado en el diario Levante-EMV, que puedes leerlo en el periódico pinchando este enlace