CSIF lanza la campaña Stop Burocracia para reducir la carga administrativa al personal docente en los centros educativos
El sindicato reclama más personal de servicios administrativos en los centros valencianos ante “la burocracia excesiva y abusiva”
03 de Febrero de 2020

CSIF ha iniciado en la Comunidad Valenciana la campaña Stop Burocracia, con la que pretende alertar de “la burocracia excesiva y abusiva” que sufre en su jornada laboral el personal docente en los centros educativos. El sindicato considera que “interfiere en la calidad educativa” y exige al Consell, entre otras medidas, aumentar las plantillas de personal de servicios administrativos en los centros, para que esta labor no recaiga en los docentes.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) explica que “el día a día del profesorado de la enseñanza pública de nuestra comunidad se hace cada vez más complicado debido al exceso de burocracia, que sigue incrementándose en los centros educativos y acaban asumiéndola equipos directivos y docentes”.

CSIF recalca que, en la actualidad, “el trabajo del docente comprende un sinfín de tareas que pueden o no estar directamente vinculadas con su actividad competencial”. En la información que está repartiendo el sindicato por los centros educativos, y que forma parte de la campaña, enumera algunas de esas múltiples tareas, como reutilización de libros, proyecto de comedor escolar, proyecto lingüístico, las nuevas figuras de coordinación, planes para el fomento de la lectura, de igualdad, de convivencia y un largo etcétera.

El sindicato añade a esta circunstancia que “el personal docente se ve obligado a aplicar nuevas normas y leyes, cada vez más numerosas, y a tener que adaptar la documentación institucional hasta que otra nueva ocurrencia, que suele surgir de quien no está a pie de aula y tampoco se preocupa de preguntar a quien está, vuelve a trastocar la normativa”.

CSIF, que dentro de su campaña también está realizando una encuesta al profesorado, reclama un incremento de las plantillas de personal de servicios administrativos en los centros, un pacto de estado por la educación o la aprobación del esperado Estatuto del Docente. El sindicato reclama que “los profesionales puedan desarrollar en condiciones adecuadas su labor educativa para una mejora en la calidad del proceso enseñanza-aprendizaje en nuestro sistema educativo”.