CSIF muestra su preocupación por el aumento del paro y urge al Consell a que destine más recursos a generar empleo
El sindicato lamenta que la Comunidad Valenciana pierda puestos de trabajo y no siga la senda de crecimiento de otras autonomías
28 de Enero de 2020
Alicia Torres, presidenta de CSIF Comunidad Valenciana

CSIF avisa del “preocupante” incremento del desempleo al cierre de 2019, según muestran los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados hoy. La central sindical lamenta que el paro aumente en 2.700 personas en la Comunidad Valenciana, a pesar del crecimiento en 2019 de un pilar básico de la economía como el turismo, y de que, en el mismo periodo, en el conjunto de España el desempleo se ha reducido en 112.400 personas.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) insta más si cabe al Consell a que destine un mayor número de recursos y considere absolutamente prioritaria la creación de empleo. El sindicato señala que el actual ejecutivo autonómico debe afrontar 2020 con el firme compromiso de reducir el paro en la Comunidad Valenciana, ya que, de lo contrario, la actual tasa de desempleo del 14,13 por ciento que arroja la última EPA seguirá creciendo.

La central sindical pide, en este contexto, mayor negociación y diálogo con la pluralidad de agentes sociales representativos, al contrario de lo que ocurre en la actualidad, por ejemplo, con la Ley de Participación Institucional de la Generalitat, limitada a la intervención de dos fuerzas sindicales. CSIF también insta a aumentar las plazas en las ofertas públicas de empleo y a agilizar sus convocatorias.

El sindicato apunta que la EPA ha vuelto a constatar que la temporalidad en el empleo público en el conjunto de España (905.300 empleos, el 27,8 por ciento del total) supera en un punto y medio a la que se registra en el sector privado (26,3). Además, las plantillas de las administraciones públicas registran, en el total estatal, hasta 925.200 trabajadores con más de 55 años (el 28,4 por ciento del total) y que por tanto se jubilarán previsiblemente a lo largo de los próximos 10 años. CSIF urge a revertir esta tendencia y proporcionar un relevo generacional para salvaguardar los niveles de asistencia y prestaciones que recibe la ciudadanía.