CSIF alerta de la pérdida de más de 2.000 efectivos en la Administración General del Estado en Comunidad Valenciana
El sindicato avisa de la saturación de servicios como Tesorería, SEPE o Tráfico y pide agilizar las ofertas públicas de empleo
02 de Enero de 2019
Ezequiel Archilla, vicepresidente de CSIF AGE Comunidad Valenciana

El sindicato CSIF alerta de la reducción de plantilla de la Administración General del Estado (AGE) en la Comunidad Valenciana, que ha quedado en 12.931 profesionales cuando, en 2010, contaba con 15.008. El sindicato reclama concretar las ofertas públicas de empleo y agilizar los procesos de estabilización de plazas.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) explica que al cierre de diciembre el Boletín de Estadística publicó los últimos datos del Registro Central de Personal, con la distribución de efectivos de Administración General del Estado por autonomías. Estos datos confirman la tendencia a la baja en las plantillas que ya se observaba en los emitidos seis meses antes. En la Comunidad Valenciana se queda en 12.931 profesionales, frente a los 13.000 de hace seis meses, los 14.781 de 2012 o los 15.008 de 2010. Los últimos datos de 2018 demuestra una pérdida de 2.068 efectivos respecto a ocho años atrás.

CSIF explica que la principal reducción de plantilla se ha producido en la provincia de Valencia, donde ha caída en más de un millar de profesionales. En 2010 disponía de 8.619 y en 2012, de 8.531. En 2015 bajó hasta 7.913 y los últimos datos disponibles de 2018 la dejan de 7.541, lo que supone un descenso de 1.078 efectivos.

CSIF continúa relatando que la merma de plantilla en Administración General del Estado se reproduce en las tres provincias. En Alicante la cifra ascendía a 4.173 trabajadores en 2010; a 4.087, en 2012 y a 3.763 en 2015. En 2018 vio cómo descendía a 3.577, casi 600 efectivos menos que ocho años antes. En este mismo periodo, en Castellón ha pasado de contar con 2.216 efectivos en 2010; 2.163, en 2012; 2.023 en 2015 y 1.833 en 2018, lo que supone casi 400 trabajadores menos.

El sindicato subraya que, aunque la pérdida de efectivos se produce en toda España, en la Comunidad Valenciana se nota especialmente y se percibe en datos como los alrededor de 600 empleados de AGE menos con los que cuenta Valencia ( 7.541 frente a 8.184) que Sevilla, la provincia más similar aunque con 600.000 habitantes menos. En la práctica esto se traduce en que mientras Valencia tiene una ratio de 337 ciudadanos por empleado público de AGE, en Sevilla se queda en 237, 100 menos.

La central sindical explica que esa reducción de plantilla se debe sobre todo a la falta de reposición de las plazas que quedaban vacantes por jubilación. El sindicato urge al Gobierno a cubrirlas y recuerda que la pérdida de efectivos afecta directamente a la atención al ciudadano, ya que supone un empeoramiento por falta de medios en el Servicio Público de Empleo Estatal, Centros de Atención e Información de la Seguridad Social, Tesorería, Prisiones u oficinas locales de Tráfico, entre otros.

CSIF exige al Gobierno que concrete la oferta de empleo público (aún no ha salido la convocatoria de 2018 pese a estar aprobada y es preciso definir la de 2019) y que se agilicen los procesos de estabilización de plazas interinas. También considera imprescindible un plan de choque específico para la Administración General del Estado, con un plan integral de recursos humanos que analice las carencias y determine la oferta de empleo público necesaria sin tasa de reposición.

El sindicato recuerda el envejecimiento de las plantillas e insta a planificar las expectativas de la vida laboral para cubrir las necesidades en el tiempo, de manera que no se produzcan desequilibrios que pongan en peligro la viabilidad de esta Administración