CSIF pide al presidente de la Diputación de Valencia y a los seis grupos cambiar el pliego de seguridad y no despedir a 20 empleados
El sindicato alerta del “grave problema” y “merma del servicio” al no incluir la vigilancia de las salas del museo de la Beneficencia
07 de Diciembre de 2018
José Luis Sáez, presidente CSIF Seguridad Privada Comunidad Valenciana

CSIF ha pedido por escrito, tanto al presidente de la Diputación de Valencia como al diputado de Administración General y a los seis grupos políticos, la retirada del actual pliego de condiciones para la contratación del servicio de seguridad privada. La central sindical alerta de que no recoge las 30.000 horas anuales de servicio en salas de la Beneficencia, lo que causará “el despido objetivo” de 20 empleados.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) avisa en su escrito de “las graves carencias en el servicio” y reclama un nuevo pliego para la licitación “que no atente contra los derechos de los trabajadores y que respete la labor desarrollada por estos profesionales en la institución”. El sindicato explica que el pliego elaborado, que conlleva “una merma del servicio”, ha sido presentado para la contratación de la seguridad de los próximos cuatro años.

El sindicato advierte de que, de no cambiar el actual pliego, podría “entrar una empresa ´low cost´ en Diputación, que suelen licitar por debajo del precio estándar y luego no pagan el 100% de los salarios de los trabajadores. Tampoco cumplirán criterios de calidad y pasará como con otros contratos que actualmente están judicializados en Valencia. Esa circunstancia perjudicaría a la institución y a la imagen de esta ante la ciudadanía”.

La central sindical reclama a los máximos responsables de Diputación de Valencia y a los grupos políticos la retirada del actual pliego y la publicación de uno nuevo que incluya las 30.000 horas anuales de servicio en salas del museo de la Beneficencia. El sindicato avisa que la plantilla que desarrolla este trabajo la componen, en su mayoría, mujeres mayores de 50 años que realizan la citada labor desde hace más de 20 “con profesionalidad acreditada”.