CSI•F denuncia las presiones de la dirección del centro de educación especial Enric Valor de Gandia hacia los empleados
02 de Junio de 2016
Mar Auñón, responsable provincial en Valencia de CSI·F Administración Autonómica

El sindicato CSI·F denuncia las presiones que están sufriendo los educadores de educación especial y los fisioterapeutas del centro de educación especial Enric Valor, de Gandia. La central sindical destaca que la decisión arbitraria de cambiarles hoy la pausa de descanso e imponérsela al inicio de la jornada ha sido la última de una serie de medidas que están afectando a la salud de los trabajadores y a la atención a los usuarios.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) insta a Conselleria de Educación a intervenir ante el deterioro de una situación que afecta a 18 educadores de educación especial y a cuatro fisioterapeutas. El sindicato explica que el horario de descanso establecido a principios de curso quedaba fijado de 10,45 a 11,15 horas. No obstante, la dirección ha conminado a los trabajadores a hacer la pausa de 8,30 a 9 horas, al inicio de la jornada.

El sindicato hace hincapié en que “esta medida totalmente arbitraria” constituye una más por parte de una dirección del centro que “no respeta los acuerdos adoptados” y que trata “con menosprecio a los trabajadores”. La situación hoy ha llegado hasta el punto de que una educadora ha tenido que ser trasladada a la mutua ante la crisis de ansiedad que ha sufrido, y que otras cuatro están tomando medicación debido a la presión que soportan. Además, hay ya educadoras de baja debido a esta situación.

REPERCUSIÓN:

ABC: Así presionan los centros públicos a los educadores de especial: la pausa de descanso, al inicio de la jornada.

El periodic: CSIF denuncia “las presiones de la dirección del centro de educación especial Enric Valor de Gandía hacia los empleados”.

Valencia Oberta: CSIF denuncia presiones de la dirección del centro de educación especial Enric Valor de Gandía a los empleados.

Las provincias : CSIF denuncia presiones en el centro Enric Valor. (Archivo adjunto)