CSI·F recoge más de 2.000 firmas para evitar que el cupón de la ONCE pueda ser vendido por personas sin discapacidad
09 de Septiembre de 2011

El sindicato CSI·F ha recogido más de 2.000 firmas contra la reforma del reglamento del cupón de la ONCE. La nueva normativa, que permite la distribución libre del cupón, provocará la caída de los ingresos de los vendedores con discapacidad en un 30 por ciento, según los primeros cálculos. A partir del próximo 12 de septiembre cualquier persona física o jurídica podrá vender el cupón diario, con lo que “pondrá en grave riesgo la estabilidad laboral de miles de personas discapacitadas en la Comunidad Valenciana”, según explica el sindicato.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) destaca que esta iniciativa ha sido aprobada por el Consejo de Protectorado de la entidad que preside la ministra de Sanidad, Leire Pajín. Esa decisión agravará las condiciones laborales de los trabajadores de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE), ya de por sí deterioradas en los últimos años con contratos de personas con salarios de 341 euros mensuales que realizan jornadas de más de ocho horas.

El sindicato explica que a partir del próximo lunes 12 de septiembre las gasolineras, estancos, quioscos y bares autorizados podrán vender el cupón de la ONCE. Esta medida comenzó de manera provisional en julio pero se aplicará en toda su extensión desde la próxima semana. CSI·F anuncia que, además de la citada recogida de firmas, llevará a cabo diferentes acciones en los próximos meses para “defender los derechos de los trabajadores y el futuro de la propia organización”.

La central sindical remitió el pasado mes de junio un escrito a la ministra de Sanidad para manifestar su malestar por el hecho de que “personas sin discapacidad puedan comercializar el producto de una concesión estatal. El decreto fundacional de la ONCE tiene como esencia proporcionar empleo a personas ciegas mediante la venta del cupón de forma directa”. El sindicato no ha recibido respuesta a ese escrito.

El sindicato CSI·F insta a la ministra Leire Pajín a que retire la modificación del reglamento contenida en el BOE 123, de 24 de mayo, y a que deje sin efecto su contenido para “garantizar el futuro laboral de muchos trabajadores con discapacidad y de sus familias”.