La LOMLOE no resuelve los problemas estructurales de nuestra educación, agravados ahora por la pandemia.
CSIF reclama ahora una negociación consensuada para desarrollar los elementos positivos de la Ley y minimizar sus carencias.
24 de Diciembre de 2020

La LOMLOE no resuelve los problemas estructurales de nuestra educación, agravados ahora por la pandemia.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, considera que la LOMLOE ha supuesto una oportunidad perdida para solucionar los problemas estructurales y la falta de recursos que arrastra nuestro sistema educativo, desde hace más de treinta años, agravados ahora por la pandemia.

Nos referimos por ejemplo al cese del personal de refuerzo en diferentes comunidades autónomas, que ha vuelto a poner en evidencia la improvisación y las debilidades de nuestras aulas. La escuela pública vuelve a situarse de nuevo en una situación de gran debilidad.

En todo caso, desde CSIF ofrecemos nuestra colaboración para desarrollar los elementos positivos de la Ley y minimizar los efectos negativos, dejando a un lado las diferencias políticas que impiden alcanzar un Pacto de Estado en materia educativa.

Durante toda la tramitación parlamentaria se ha puesto en evidencia el falso debate entre los partidos, sin dar respuesta a las necesidades del profesorado y de alumnado ni ofrecer garantías reales para una mejora de la enseñanza.

Desde CSIF, creemos que la nueva norma no modificará la realidad de las aulas porque no cuenta con recursos para ello, no reduce la ratio de alumnado por clase, no incrementa plantillas y no reduce las desigualdades entre las comunidades autónomas.

Los problemas endémicos de nuestro sistema público de enseñanza son los mismos que nos encontrábamos hace treinta años cuando se aprobó la LOGSE, la primera gran reforma educativa de la democracia.

Urge un refuerzo educativo y más apoyo al alumnado en vez de rebajar el nivel de exigencia para aprobar, como prevé la ley. Advertimos de que volver a las titulaciones con suspensos no resolverá los problemas actuales de fracaso escolar y de bajo nivel educativo y desmotivará y reducirá el nivel de exigencia general.

No entendemos tampoco las prisas del Gobierno por aprobar esta ley en plena pandemia y sin negociar con el profesorado, aunque desde CSIF como sindicato independiente y profesional estamos dispuestos a seguir trabajando en su mejora a lo largo de su desarrollo, haciendo hincapié en sus aspectos positivos. Entre ellos, queremos resaltar el apoyo textual a la educación pública, diferentes itinerarios para progresar en la educación, la vuelta a los ciclos de Educación Primaria, el refuerzo de la FP, una promesa de inversión del 5% del PIB y un programa de ampliación de centros de la red de 0-3 años.