El primer susto de un mal acuerdo
09 de Junio de 2016

Donde dije digo… En la última Comisión Técnica celebrada en la DGJ para perfilar el acoplamiento de la plantilla del SCNE y Decanato al Servicio Común General nos hemos llevado algunas “sorpresillas desagradables”.

En el patético acuerdo firmado por ccoo, ugt, intersindical y staj, se acuerda que en los concursos específicos:

“por una sola vez podrán participar en exclusiva a los puestos singularizados los funcionarios de los órganos o servicios comunes afectados por el proceso” (funcionarios actuales de los Decanatos y SCNE)

Ahora la DGJ se desmarca diciendo que hay que añadir una “addenda” porque ese punto es ilegal. Que podrán participar todos los funcionarios del municipio afectado, pero que a su vez, si el puesto específico es cubierto por un compañero de otro juzgado, los funcionarios que “sobran” del “servicio común general serían adscritos forzosamente a los puestos que han dejado vacantes estos funcionarios. Esta BARBARIDAD es posible, otra vez, gracias a la firma de ccoo, ugt, intersindical y staj.

¿Vas a perder la plaza que has ganado gracias a tu valenciano y antigüedad? Pues sí. Esa posibilidad existe si las plazas singularizadas o de libre designación no se cubren por personal del Decanato o SCNE en el concurso en que se oferten.

Una aberración que nos puedan “mover la plaza y el destino actual”. Y para colmo esto puede ocurrir en la implantación de cualquier otro servicio común; servicio común de ejecución; servicio común de ejecución penal, etc. Que Dios nos pille confesados.

Esto es una broma de mal gusto. ¿Acaso no lo sabían antes? ¿Firmaron sabiendo del error? ¿Tuvieron un vaído? Esta situación ha causado un gran revuelo entre la parte social (incluidos los firmantes del acuerdo) pero el daño al colectivo ya está hecho y es únicamente culpa suya por haber estampado gustosamente su firma en el acuerdo.

CSIF ha pedido que independientemente de quien cubra los puestos singularizados, SE MANTENGA TODA LA PLANTILLA ACTUAL DE LOS DECANATOS Y SCNE, y QUE POR SUPUESTO, NO HAYAN ADSCRIPCIONES DE CARÁCTER FORZOSO. La DGJ ha respondido que lo estudiará.

Para terminar, decir que en el borrador facilitado por la DGJ se tenía en cuenta para la redistribución, reordenación o “adscripciones forzosas” (cosa esta que no la encontramos en la normativa por más que la buscamos), el escalafón, y ahora nos dicen que se ha de tomar como criterio el de la antigüedad en el centro de destino. MENUDA FORMA DE TRANQUILIZAR AL COLECTIVO, dando bandazos en cada mesa de negociación.