CSIF exige a Sanidad que compruebe el uso de mascarillas con grafeno en centros sanitarios: el Hospital Infanta Sofía las ha retirado de manera provisional
- Castilla y León ha paralizado estos lotes tras una alerta recibida de Canadá de su potencial toxicidad y CSIF también ha detectado su distribución en Sevilla, además de Madrid
14 de Abril de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, exige al Ministerio de Sanidad que compruebe el uso de mascarillas con grafeno (un material compuesto por átomos de carbono de uso industrial) en centros sanitarios de toda España y que proceda en su caso a su retirada inmediata.

La Junta de Castilla y León ya ha paralizado la distribución de estas mascarillas FFP2, tras la reclamación de CSIF, tras detectarse en centros de salud y hospitales de varias provincias. Hasta el momento momento no se ha detectado ningún efecto adverso por la utilización de estas mascarillas.

Según informa el servicio de Salud de esta comunidad autónoma en una circular, la Agencia del Medicamento está evaluando una alerta procedente de Canadá (donde se ha ordenado el cese de la distribución) respecto a unas mascarillas de la marca Shenquan con este componente.

En España, esta marca ha distribuido mascarillas FPP2 con este componente y CSIF las ha detectado al menos en centros de salud de Sevilla, así como en el hospital Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes (Madrid).

En la Comunidad de Madrid, CSIF ha remitido a sus delegados en todos los hospitales de la región un modelo de solicitud para que pidan en sus respectivos centros la retirada de estas mascarillas FFP2 con grafeno, en caso de que las estuvieran utilizando.

De momento, sólo se ha confirmado su uso en el Infanta Sofía, cuya dirección ha decidido retirarlas de manera provisional hasta que la Consejería de Sanidad decida si sigue los pasos de Castilla y León y ordena su retirada.

CSIF demanda que se informe adecuadamente y con transparencia a los Comités de Seguridad y Salud Laboral sobre los riesgos reales demostrados, centros donde se ha distribuido, marca y tipo de mascarilla por la que se ha sustituido, así como sobre los estudios que vayan a llevarse a cabo y sus conclusiones.

Además, el sindicato reclama que se proceda a realizar vigilancia de la salud a todas las personas trabajadoras que hayan hecho uso de estas mascarillas, con una escrupulosa valoración del aparato respiratorio.

Situación en Castilla y León

Los profesionales de Sanidad, y también los propios ciudadanos, lo mínimo que esperan es que el material de protección que usan contra la Covid-19 reúna los requisitos y la seguridad suficiente.

El pasado lunes, las mascarillas con grafeno se estaban utilizando ampliamente en numerosos servicios y hospitalarios y de Atención Primaria de diversas provincias, como Ávila, León, Palencia, Segovia o Valladolid…), si bien la administración ya estaba informando e instando a su retirada. En el caso de Segovia y Zamora, al parecer, no se habían repartido aún a los profesionales.

Por ejemplo, en el hospital Río Hortega de Valladolid, en la tarde de ayer, se estaban utilizando en servicios de Urgencias, Pediatría y trasplante hepático. Por la mañana, las mascarillas con grafeno se habían usado en Neumología, Digestivo o diversas plantas, según la información de CSIF.