Contratos precarios y condiciones poco atractivas para doblar turno motivan que empiece a escasear el personal enfermero en los hospitales de Madrid
- CSIF pide a la Consejería de Sanidad que las condiciones para doblar turno sean iguales para todo el personal del SERMAS y que no haya diferencias de hasta 10€/hora entre hospitales
- Hospitales como el Infanta Leonor, Gregorio Marañón o Severo Ochoa tienen sus UCIs prácticamente llenas
11 de Septiembre de 2020

El sector de Sanidad de Madrid de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ve con preocupación la escasez de profesionales de la Sanidad en los hospitales madrileños para hacer frente a esta segunda ola de COVID, que está comenzando a saturar las UCIs de centros del sur y sureste de la región.

Para CSIF Sanidad Madrid, esta falta de personal viene motivada por las malas condiciones de los contratos de trabajo que se ofrecen: seis meses, en turno de tarde y con una gran sobrecarga de trabajo que provoca que un/a profesional tenga que hacer aproximadamente el trabajo de tres. Aunque haya personas inscritas en las bolsas de trabajo, cuando son llamadas renuncian por la precariedad de los contratos y unos horarios que impiden conciliar.

Una de las categorías que está empezando a faltar en algunos hospitales es la de enfermeras en general y, en concreto, en la especialidad de medicina del trabajo para los servicios de prevención de riesgos laborales de los centros, la necesidad de profesionales es acuciante, según ha podido saber CSIF.

Ante esta situación, muchos hospitales están pidiendo a sus trabajadores que doblen turnos de manera voluntaria aunque con condiciones que varían mucho de un centro a otro. El precio de la hora extra difiere hasta en 10 euros según el hospital, lo que indigna a muchos profesionales, que ven con asombro que se cobra más dando clases particulares que poniendo en riesgo su salud en la atención de los pacientes. Además, en algunos centros tienen en cuenta la antigüedad del profesional que dobla turno para pagarle más o menos el doblaje de turno, mientras que en otros, no.

Y existen centros que ni siquiera se plantean abonar nada al trabajador que dobla turno y únicamente ofrecen descontarle jornada al mismo valor que un día normal, sin tener en cuenta que ha trabajado 14 h seguidas. En atención primaria, si doblas el turno entero la hora de solape entre turno y turno no la computan como trabajada. Es decir, si el trabajador realiza 7 horas adicionales a su turno sólo computa 6.

CSIF Sanidad Madrid no entiende que en otras comunidades autonómas, como Andalucía, se trate por igual y con el mismo valor económico la hora de prolongación de jornada que se abona como extra, según la categoría profesional y con independencia del centro donde se trabaje.

Una de las medidas que propone CSIF para hacer más atractiva la contratación, es que los contratos COVID se prorroguen más allá del 31 de diciembre, con la última intención de incorporarlos a la plantilla estructural del SERMAS dada la falta de profesionales histórica que viene sufriendo la sanidad madrileña.

UCIs llenas en hospitales del sur

Entretanto, la segunda oleada de COVID-19 que está azotando con virulencia a barrios y localidades del Sur de Madrid está provocando que la mitad de las camas de hospitales como el Infanta Leonor, Gregorio Marañón o Severo Ochoa estén ocupadas por enfermos de coronavirus. Además, las UCI de estos centros ya están llenas, en su gran mayoría por pacientes COVID.

El Severo Ochoa de Leganés, uno de los hospitales más afectados en marzo y abril pasados, tiene dos plantas con enfermos COVID y una tercera más preparada por si fuera necesario. A 7 septiembre, había 61 pacientes con coronavirus en planta y 10 en UCI. Por su parte, en el Gregorio Marañón la situación empieza a ser preocupante. La UCI (23 plazas) ya está llena y han empezado a ingresar pacientes de UCI en la Unidad coronaria (14), con lo que ya hay 8 unidades con pacientes hospitalizados de COVID.

En Móstoles, de las 13 camas UCI disponibles sólo hay dos libres (84,6% de ocupación), las correspondientes a la unidad de pediatría, y de las ocupadas, la mitad son por pacientes COVID.