LA ORDEN DE COGOBERNANZA DEJA EN MANOS DE LA COMUNIDADES AUTÓNOMAS LAS ACCIONES REQUERIDAS EN ATENCIÓN PRIMARIA
05 de Mayo de 2020

La orden de cogobernanza deja en manos de las comunidades autónomas las acciones requeridas en Atención Primaria.​

  • Las Comunidades deben garantizar camas de UCI y hospitalización para poder cambiar de fase de desescalada.
El Ministro de Sanidad, Salvador Illa, anunció que solamente se avanzará en la desescalada por territorios si pueden acreditar "que, en un plazo máximo de cinco días, se está en condiciones de garantizar que hay entre 1,5 y dos camas de UCI por cada 10.000 habitantes".
Así lo anunció en una rueda de prensa en Moncloa, acompañado por la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno María Jesús Montero. Además, fijó como segundo criterio obligatorio "que en un plazo máximo de cinco días haya la capacidad, en el territorio de referencia en cuestión, de tener entre 37 y 40 camas de enfermos agudos por cada 10.000 habitantes".
Se recomienda además a las comunidades que mantengan el número de profesionales sanitarios durante la desescalada, tomando como referencia el que había en los momentos "álgidos" de la pandemia, así como que se lleve a cabo una reorganización, reforzando la atención primaria y salud pública, "que van a tener un papel clave" en la detección precoz de nuevos casos.
Esto ha quedado reflejado por el Ministerio de Sanidad en la “Orden SND/387/2020, de 3 de mayo, por la que se regula el proceso de cogobernanza con las comunidades autónomas y ciudades de Ceuta y Melilla para la transición a una nueva normalidad.”
En esta Orden para la Desescalada Sanitaria se solicita a las Comunidades Autónomas la remisión de propuestas “…antes del 6 de mayo a las 14:00 horas, y las sucesivas propuestas, al menos, con una semana de antelación a la fecha propuesta para su aprobación…”
Los componentes mínimos que tiene que remitir las CCAA tiene que ver con:
1.º Las capacidades estratégicas disponibles en el sistema sanitario en:
  • Sistemas de alerta precoz y vigilancia epidemiológica. I
  • Identificación y contención rápida de fuentes de contagio.
  • Capacidad de aislamiento y control de las fuentes de contagio confirmadas y potenciales.
  • Atención Primaria.
  • Asistencia Hospitalaria.
2.º Mecanismos y estructuras existentes y previstas para garantizar las medidas necesarias de protección colectiva para reducir el riesgo de transmisión.
3.º La evolución epidemiológica en el territorio, en términos de transmisión, casos activos y capacidad de identificación, aislamiento y control de casos y contactos.
4.º Cuantos otros elementos se considere oportuno incluir respecto al impacto epidemiológico y sanitario de la propuesta realizada…”.
Como anticipó el ministro, y anunciamos al principio de este artículo se establecen unos Requisitos Previos.
a) Disponer o tener acceso o capacidad de instalar en un plazo máximo de cinco días entre 1,5 y 2 camas de Cuidados Intensivos por cada 10.000 habitantes.
b) Disponer o tener acceso o capacidad de instalar en un plazo máximo de cinco días entre 37 y 40 camas para enfermos agudos por cada 10.000 habitantes.
Donde hace referencia a la Unidad territorial como provincia, la isla o la ciudad autónoma, también contempla ámbitos de aplicación diferenciados en unidades de nivel territorial distinto, de manera motivada.
CSIF aplaude especialmente la disposición SEPTIMA donde “…no se recomienda un número de profesionales inferior al existente en la fecha de entrada en vigor del Real Decreto 476/2020, de 27 de marzo, por el que se prorroga el estado de alarma declarado por el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, sí será necesaria la reorganización de los mismos de acuerdo con las prioridades de esta fase de transición, dotando a las estructuras de Salud Pública y Atención Primaria de los recursos necesarios…”
Dudamos que la Comunidad de Madrid esté cumpliendo esa recomendación, y se muestra ambigua a la hora de establecer un criterio claro de contratación. Anteriormente a la Orden ya hemos dicho desde CSIF ya estableció y propuso un planteamiento claro sobre este aspecto, puesto que en este momento deberían de alargarse los contratos, mínimo hasta finales de septiembre, cosa que no está cumpliendo la Comunidad de Madrid.
La Orden establece Requisitos Previos, Recomendaciones de contratación, etc., pero deja en manos de las Comunidades Autónomas las Acciones en Atención Primaria. Dada la historia que la Administración de la Comunidad de Madrid ha demostrado hacía la atribución, de segunda división, de la Atención Primaria, estado de abandono previo y falta de recursos, CSIF considera que además de los requisitos previos de camas de UCIs y hospitalización, la Comunidad de Madrid debe poner el foco en el protagonismo que debe adquirir Atención Primaria.
La única pretensión de CSIF es solicitar a la Consejería de Sanidad un escenario seguro ante la desescalada del covid-19.
Hay que tener equipos de protección suficientes, test, respiradores y áreas habilitadas específicas para atender los repuntes que puedan aparecer, separar Áreas de diferenciación de zonas covid de no covid en Centros de Atención para agudos.
Además hay que contar con la necesidad de camas para pacientes que requieran hospitalización por otros motivos.
Desde CSIF SANIDAD MADRID, entendemos que es necesario en estos momentos un estudio exhaustivo que contemple la viabilidad de la apertura de la actividad en aquellos centros que quedaron en desuso tras la crisis sanitaria anterior por la Consejería de Sanidad, como el Instituto Cardiológico, antiguo hospital Puerta de Hierro, nueva torre del hospital Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes o 3 zonas pendientes de apertura en el Hospital Infanta Leonor.
La arbitrariedad y la falta de homogeneidad que se ha implantado en la Atención Primaria Madrileña en la crisis Sanitaria, Hospital de Ifema, desajustes en jornadas de los profesionales y otras cuestiones ha significado un exceso de sacrificio inconsentible en los profesinales de Atención Primaria, mas allá del que ya venían padeciendo, y no solo en los Centros Hospitalarios, como así se quiere hacer ver. Es por eso que CSIF solicita un desescalada en Atención Primaria que impida la exagerada sobrecarga causada por las malas condiciones laborales anteriores. Por supuesto, la homogeneidad de las acciones y la dotación correcta de profesionales también en Atención Primaria son los pilares en los que CSIF hace su propuesta.
• Aumento de la contratación de profesionales, no solo Médicos y Enfermería que den soporte a los procesos de gestión, desinfección, citación, dotación de material, a las consultas Médicas y de Enfermería.
• Aumentar las capacidades y atribuciones de las Consultas de Enfermería tanto para la atención COVID, como para la Atención a Pacientes crónicos.
• Consultas COVID diferenciadas.
• Establecimiento de Triaje ágil, y que establezca la atención COVID no demorable e inmediata, tanto presencial como en domicilio, siempre en manos del profesional sanitario de Enfermería.
• Acceso inmediato a Radiología informada por radiólogos,y analítica de protocolo COVID no demorable e inmediata.
• Establecimiento de protocolos homogéneos de tratamiento y seguimiento de pacientes COVID para todos los Centros de Salud del SERMAS, avalados por la Dirección General de Salud Pública y refrendados por las sociedades científicas tanto de Médicos como de Enfermería de Atención Primaria.
• Modificación de los tiempos de Atención con dos objetos, dar una atención de calidad, como históricamente se viene reclamando y evitar la aglomeración de pacientes.
• Desinfección del Centro 1 vez por turno de forma ordinaria, o alguna ocasión además si la situación así lo requiere.
• Circuito de residuos y lavandería rápido.
• Potenciación de los medios de transporte, conductores, vehículos, etc., para incrementar la Atención Domiciliaria.
• Acceso inmediato a PCR inicial, aislamiento precoz y consejos a los convivientes y Test rápidos para diagnóstico, toma de decisiones de individuos, familias o contactos.
• Acceso a material de protección individual sin restricciones.
• Protocolo de acceso al Centro de la población con guantes mascarilla y geles desinfectantes a la entrada, asegurando distancia mínima de 2 metros tanto en zonas comunes, consultas y salas de tratamiento.
• Circuitos diferenciados de canalización y separación física de pacientes COVID y no COVID, Incluso, si los datos epidemiológicos así lo aconsejan, establecer centros monográficos COVID.
• Retomar progresivamente la actividad normal a crónicos y tratamientos, fisioterapia, trabajo Social, matronas, etc.
• Establecer medidas de disminución de procesos burocráticos, procesos de IT, recetas de crónicos, otras prestaciones, con herramientas informáticas que disminuyan las frecuentaciones de pacientes en los Centros de Salud.