CSIF OFRECE SU DISPOSICIÓN AL PRESIDENTE DEL GOBIERNO PARA UN ACUERDO DE ESTADO, TRAS EL IMPACTO DEL COVID.
09 de Abril de 2020

CSIF ofrece su disposición al presidente del Gobierno para un acuerdo de Estado, tras el impacto del COVID-19

- Debemos sentarnos ya a trabajar sobre un plan extraordinario donde las administraciones públicas desempeñen un papel estratégico y nos sirva para reforzar ámbitos esenciales para la ciudadanía: sanidad, educación, servicios sociales, Administración del Estado, justicia, fomento, comunicaciones, investigación, entre otros

- Miguel Borra, presidente de CSIF: Las administraciones públicas son un motor de crecimiento, creación de empleo de calidad y cualificado, así como una palanca para la modernización y prosperidad del país

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha dirigido una carta al presidente del Gobierno en la que le ofrece su disposición para promover y alcanzar un acuerdo de Estado para impulsar el proceso de reconstrucción que requiere España, tras el impacto social y económico sufrido por la pandemia del coronavirus.

Tras el anuncio realizado por el presidente del Gobierno en el pleno del Congreso, CSIF plantea un plan de reconstrucción del país desde las administraciones públicas para que puedan responder a las necesidades de la ciudadanía en este nuevo contexto económico, con un plan extraordinario para las Administraciones públicas y que contemplen las necesidades de recursos humanos y mejoras en ámbitos estratégicos: sanidad, servicios sociales, Administración General del Estado (Seguridad Social, Servicios de Empleo, Agencia Tributaria, entre otros), Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, Educación, Fomento, Comunicaciones, Investigación...

A nuestro entender, este plan extraordinario debería ir incluido en unos presupuestos generales del Estado consensuados, con un diagnóstico preciso de las necesidades en los diferentes sectores, partiendo de la premisa de que hemos perdido empleos públicos esenciales y que se va a producir una avalancha de jubilaciones. En definitiva, planteamos un plan de reconstrucción, siendo conscientes de que nuestras administraciones y servicios públicos se han visto mermados y debilitados tras años de recortes.

Desde CSIF, tendemos la mano para alcanzar acuerdos sólidos, también para la mejora en la calidad del empleo. Debemos dignificar y situar en el centro de las reformas al colectivo de empleados y empleadas públicas que, con profesionalidad y entrega, han mantenido el funcionamiento del Estado, contribuyendo a la recuperación económica y a los compromisos de estabilidad.

CSIF cree que las administraciones públicas también son un motor de crecimiento, creación de empleo de calidad y cualificado, así como una palanca para la modernización y prosperidad del país. Por eso, nos gustaría sentarnos ya a trabajar sobre un plan de recursos humanos para el conjunto del sector público.

Desde nuestra independencia y responsabilidad, entendemos que las diferentes formaciones políticas y agentes sociales debemos consensuar una estrategia que permita afrontar esta crisis sumando todos los esfuerzos. Y CSIF ofrece su colaboración en nuestro principal ámbito de actuación, las administraciones públicas, así como nuestra interlocución para aunar posiciones.

No ocultamos nuestras diferencias con el Ejecutivo sobre la gestión de la crisis. Por eso, desde nuestro legítimo deber de defender las condiciones laborales de las trabajadoras y trabajadores de este país, hemos atendido sus demandas y pedido responsabilidades. Estas mismas responsabilidades se han pedido en todas las comunidades autónomas independientemente de su color político.

Esto no quita para que, desde la lealtad institucional, ofrezcamos nuestra colaboración al Gobierno para empezar a diseñar un plan extraordinario en las administraciones públicas para hacer frente a esta situación de excepcionalidad; unas administraciones públicas, no olvidemos, maltratadas y erosionadas por años de recortes en los servicios y prestaciones que recibe la ciudadanía y en definitiva, que afectan a la médula de nuestro Estado del Bienestar tal y como fue concebido y lo inspira nuestra Constitución.

Madrid, 09 de abril de 2020