Los sanitarios madrileños, ante la falta de medios de protección, se resignan a optimizar los pocos recursos de los que disponen
- Algunas enfermeras ‘tiran’ de ingenio y se confeccionan EPIs con materiales impermeables como bolsas de basura
17 de Marzo de 2020

Los sanitarios de los hospitales y centros de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, ante la escasez de material de protección del que disponen, están comenzando a resignarse y a buscar soluciones para optimizar los medios con los que cuentan, pese a que la seguridad que estos proporcionan queda en entredicho con la reutilización. “Prefiero ponerme una bata sudada que no ponerme nada. Es una vergüenza pero es lo que hay”, señala una delegada de CSIF en un hospital madrileño que realiza una doble labor: asistencial, desde que el sindicato decidió incorporar a todos sus delegados a su puesto, y sindical, atendiendo a todos los compañeros que lo necesiten.

Desde CSIF continuamos denunciando la falta de medios (mascarillas, batas, gafas, guantes, etc.), necesarios para que todos los trabajadores que atienden a personas con el Covid-19 o posibles contagiadas (sanitarios, trabajadores de residencias de mayores, de discapacitados, etc) no contraigan la enfermedad y puedan seguir atendiendo a los enfermos.

El nuevo protocolo publicado por Sanidad sustituye el uso de mascarillas FFP2 a mascarilla quirúrgica básica en situaciones donde antes sólo se aconsejaba el uso de FFP2, ante el desabastecimiento de éstas. Su uso se limita mayoritariamente a unidades de UCI, donde hay enfermos graves.

Ante esta situación de escasez algunos sanitarios han tirado de ingenio, utilizando bolsas de basura como improvisados EPIs (equipo de protección individual). Otros se resignan a reutilizar los pocos que ponen a su disposición y en algunos casos a compartirlos con otros compañeros, porque no les queda otra opción.

“Incluso algunas nos traemos material desde casa. Mejor eso que nada ante la inoperancia del Gobierno y la escasez de medios con la que trabajamos”, asegura otra delegada de CSIF, que se pregunta dónde están los medios que ha prometido el Gobierno a hospitales, centros de salud o residencias, ya que el clamor de los profesionales es general.

“La falta de equipos de protección individual nos obliga a buscar soluciones alternativas. Todo es válido aunque sea para protegerse mínimamente”, comenta a CSIF otra profesional de la Sanidad madrileña, que añade resignada que cada día que pasa “es un día con menos profesionales para atender un creciente número de contagios”.