CSIF pide al SERMAS que depure responsabilidades por la nefasta gestión del registro de la documentación de los aspirantes de la OPE 2017
- Caos y malestar entre los candidatos y las unidades de gestión de recursos humanos de los centros por unas confusas instrucciones para presentar méritos y por el colapso de los centros que deben emitir los certificados
18 de Diciembre de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, considera que la Dirección General del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) debería depurar responsabilidades ante la nefasta gestión del registro de la documentación de los candidatos de la fase de concurso de la OPE del SERMAS de 2017.

Muchos candidatos a Técnico Medio Sanitario en Cuidados Auxiliares de Enfermería (TMSCAE) de esta OPE han trasladado a CSIF las dificultades existentes para presentar la documentación requerida y el consiguiente malestar y frustración ante unas instrucciones poco claras y que están siendo corregidas continuamente. Como ya adelantamos desde CSIF el pasado 13 de noviembre, desde la convocatoria de la OPE en el BOCM se han sucedido una serie de errores, correcciones posteriores, aclaraciones o advertencias que, más que ayudar, están confundiendo a los candidatos.

A esto se añade la exigencia de realizar “certificado normalizado” de servicios prestados a aportar, el cual debe repetirse la mayoría de las veces por estar mal redactado. Los certificados de docencia como colaborador en prácticas no están firmados por la Dirección de Enfermería, como se exige, y sí por las universidades.

Y si todo esto les parecía poco, se añade otra exigencia más: el cumplimiento de unas instrucciones enviadas vía resolución a los departamentos de recursos humanos de los centros adscritos al SERMAS. En CSIF tenemos conocimiento de que hay departamentos de RRHH de algunos centros que se niegan a emitir el certificado alegando escasez de personal. En muchos casos acaban diciendo al interesado que “presente lo que tengan”, ante la perplejidad del afectado.

A esto añadimos la complejidad a la hora de cumplimentar el autobaremo e índice, el error de información en cuanto a la fecha máxima a la hora de computar los méritos, el aviso importante de presentar el título propio de la categoría profesional, cuando en las bases se indica que se aportará tras superar el proceso selectivo y un sinfín de instrucciones confusas alejadas de lo que debería ser un riguroso proceso selectivo del Servicio Madrileño de Salud.

Queda el último paso, el momento de registrar la documentación. Se insiste en que se realice preferentemente por registro electrónico, aunque también se puede hacer digitalizando la documentación, en las oficinas que indican en el Anexo IV de la convocatoria. Pues bien, las oficinas de asistencia en materia de registro y las unidades de registro de los centros carecen en muchos casos de escáner y las que sí cuentan con el aparato, no tienen capacidad de asumir la gran cantidad de documentos aportados para que la documentación quede adecuadamente digitalizada.

Por eso, desde CSIF preguntamos: ¿por qué no han valorado los medios materiales y recursos humanos antes de exigir dicha digitalización? Las esperas son prolongadas, sobre todo en la calle Sagasta, 6. ¿Dónde están los sindicatos de mesa sectorial ante esta situación que dan la callada por respuesta y miran para otro lado?