La Consejería de Sanidad no desiste de su plan de reducir el horario de citas en los centros de salud pese a la oposición de CSIF y otras entidades
- CSIF recoge casi 4.500 firmas en la plataforma Change.org contra un plan que agravará el colapso en las urgencias de los hospitales
15 de Enero de 2019

La Consejería de Sanidad no ha desistido de su proyecto piloto de implantar un nuevo horario de consulta en los centros de atención primaria hasta las 18.30 horas, pese a la oposición de asociaciones de vecinos y sindicatos, entre ellos CSIF, que a finales del pasado mes de diciembre puso en marcha una campaña de recogida de firmas contra este plan en la plataforma Change.org y que ha conseguido el apoyo de casi 4.500 particulares, muchos de ellos profesionales de la Sanidad madrileña.

La Consejería anunció ayer lunes los 14 centros de salud de la Comunidad de Madrid que implantarán a finales de este mes el proyecto piloto de nuevo horario de consulta. Un plan que sólo cuenta con el apoyo de dos sindicatos (CSIT-UP y AMYTS) y que, sin embargo, ha logrado poner de acuerdo, en su rechazo al mismo, al resto de sindicatos, asociaciones de vecinos u organizaciones de consumidores, entre otros.

CSIF Sanidad Madrid considera que esta iniciativa supondrá, en la práctica, una reducción encubierta de la plantilla cuyas consecuencias las pagará la ciudadanía, que dejará de tener un médico de familia o un pediatra a partir de las 18.30 horas (en la actualidad el horario se extiende hasta las 21.00 horas).

"Entendemos que con este nuevo horario, muchos usuarios elegirán otras opciones para tratar sus dolencias o enfermedades. Así, la Consejería logrará lo que quiere evitar a toda costa: agravar aún más el colapso que sufren las urgencias de los centros hospitalarios. En nuestra opinión, la Comunidad de Madrid quiere reducir el personal de los centros de salud de manera encubierta empeorando el servicio que se da en las urgencias hospitalarias, lo cual es una contradicción evidente”, ha señalado el presidente de CSIF Sanidad Madrid, Fernando Hontangas.

Para este sindicato, la única medida que evitaría el colapso del sistema es potenciar la Atención Primaria, servicio que se ha ido deteriorando desde la llegada de la crisis (el presupuesto de atención primaria se ha reducido, año a año, desde 2012) llegando a una situación crítica (masificación y deterioro de la calidad asistencial) hasta límites insostenibles, tanto para los profesionales sanitarios como para la población.

Por otra parte, desde CSIF Sanidad Madrid consideramos que esta propuesta no se puede vender como medida facilitadora para la conciliación familiar y menos en colectivos feminizados, como el de enfermeras, ya que sólo responde a la imposibilidad de encontrar profesionales para cubrir reducciones de jornadas, vacaciones o bajas.

No es más que intentar, nuevamente a coste cero por parte de la Administración, mantener unas condiciones laborales precarias con unos profesionales desbordados”, señala Fernando Hontangas, que añade: “Si ya de por sí no se cumplen los estándares de citar cada 10 minutos a un paciente, además hay que asumir los cupos de otros compañeros los días de licencias, permisos, vacaciones y bajas y atender las urgencias que van sin cita intercaladas con los citados. Esto da lugar a unas consultas que, si ya están saturadas habitualmente, se acaban desbordando, con los consiguientes retrasos para los usuarios que llegan a alcanzar en algunos casos, los 70 minutos sobre la hora citada”.