CSIF exige la apertura de la Torre 4 del Hospital Infanta Sofía por el aumento de demanda y para evitar el colapso en las urgencias
13 de Noviembre de 2018

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, se ha dirigido a la Consejería de Sanidad para exigir la apertura de la Torre 4 del Hospital infanta Sofía, de San Sebastián de los Reyes, para mejorar la atención sanitaria a los usuarios de este centro ante el aumento de la demanda existente y para evitar el colapso que se produce en las urgencias.

Según la sección sindical de CSIF en el Infanta Sofía, este hospital, que abrió sus puertas en 2008, se ha quedado pequeño para dar respuesta a las nuevas necesidades asistenciales de los 318.000 usuarios de los 52 municipios a los que da cobertura. Tanto las infraestructuras, como los recursos humanos y materiales de este hospital no han crecido de la misma manera que la población que atiende, en la que se incluye un gran número de residencias de la tercera edad, donde la mayoría de los usuarios acuden de manera recurrente debido a su edad avanzada y a las complicaciones de las patologías crónicas que padecen.

Por ello, desde CSIF creemos que con la apertura de la Torre 4 se aliviaría el colapso del hospital, especialmente de sus urgencias, sobre todo en los picos de mayor incidencia de la gripe.

Desde su inauguración, la Comunidad de Madrid se comprometió a que la Torre 4 funcionara a pleno rendimiento ya durante 2017, lo que, como es evidente, no sucedió por los efectos de la crisis económica en la sanidad madrileña. Sin embargo, desde CSIF consideramos que ha llegado el momento de abrirla, no como capricho, sino para dar respuesta al crecimiento exponencial de los nuevos y futuros núcleos urbanísticos.

Del total de 263 camas disponibles, solo 180 están destinadas para las especialidades más demandadas médico-quirúrgicas, lo que a nuestro juicio es insuficiente. A su vez, esto provoca que, con demasiada frecuencia, los pacientes que acuden a urgencias y están pendientes de ingreso deban esperar, lo que genera un “efecto embudo” en un servicio que ha visto incrementada su demanda en un 11%, en los últimos cinco años sin que se hayan ampliado sus infraestructuras ni haya aumentado la dotación de puestos.

No es cuestión de doblar las habitaciones existentes, ya que este hospital nació con el compromiso de contar con habitaciones individuales que solo se doblarían en situaciones excepcionales. Pero la apertura de la Torre 4 dotaría de 90 habitaciones más al centro, así como de nuevos espacios físicos para abordar el desarrollo de proyectos hospitalarios.

“Trabajar en un entorno seguro, con espacios habilitados adecuados, sin falta de material y con recursos humanos suficientes, no solo nos beneficia a nosotros como profesionales, aportando seguridad en nuestro quehacer diario, sino que mejora la satisfacción subjetiva y objetiva del usuario como principal receptor del plan de Humanización que viene desarrollando la Consejería de Sanidad del SERMAS”, señala la sección sindical de CSIF en el Infanta Sofía.