Consideraciones de CSIF al I Plan de Humanización de la Asistencia Sanitaria en el SERMAS
24 de Septiembre de 2016

Recientemente la Consejería de Sanidad ha presentado EL PLAN DE HUMANIZACIÓN DE LA ASISTENCIA SANITARIA EN EL SERMAS 2016/2019 por medio de su titular el Sr. D. Don Jesús Sánchez Martos. Según el propio documento han colaborado 200 profesionales sanitarios. Está estructurado en 10 líneas estratégicas, que incluyen 27 programas de actuación cuya duración será de 4 años.

El Objetivo fundamental es, Potenciar y mejorar la comunicación con el paciente y sus familiares por parte de los profesionales sanitarios” tratando al paciente no solo como portador de una enfermedad, sino con un concepto holístico más amplio, intentando integrar todas las facetas del ser humano.

Una de las medidas que propone el plan es la creación del “Observatorio de la Humanización”, que velará por las buenas prácticas en este campo a través de indicadores en los contratos de gestión y en los presupuestos de los hospitales. También se constituirán para impulsar, desarrollar y controlar el seguimiento, Comisiones de Humanización”.

Según los creadores, esto no debe verse como “una penalización”, sino como un estímulo, siendo un incentivo hacia aquellos centros y profesionales que los lleven a cabo.

El documento también contempla la creación de la Escuela Madrileña de Salud de la Comunidad de Madrid, el fin es “…potenciar el papel del ciudadano en el cuidado de su salud, la autogestión de su enfermedad y la toma de decisiones informadas y compartidas. Ofreciendo información y formación sobre la promoción de la Salud, manejo de enfermedades y actividades sanitarias de interés.”

CSIF DICE…

De entrada, la elaboración de un plan en el que se ha obviado a los representantes legítimos de los trabajadores no es lo más apropiado.

¿Cómo se han elegido esos 200 profesionales? ¿A que estamentos pertenecen?

¿En el profesional sanitario no está intrínseca la humanización en su asistencia sanitaria hacia el paciente?

¿No forma parte del ADN del profesional esa capacidad humanizadora y vocacional de las propias Profesiones Sanitarias?

¿No se demuestra continuamente en su actitud diaria?

¿No habría que plantearse qué está fallando cara al profesional para que esa humanización no la pueda llevar a cabo en su totalidad?

Un Plan que obvia en todo su contenido cualquier medida dirigida a mejorar la labor del Profesional… ¿no va a ser un Plan mal percibido por los Profesionales?

¿Es la única medida que solo vaya ligado a la productividad de los Centros y de sus profesionales? …máxime cuando los profesionales sanitarios que más tiempo de su jornada laboral pasan con el paciente, “humanizando”, son por el contrario aquellos que menos productividad variable anual perciben. En cuanto cuantías compárese las cantidades de un TCAE (282 €), y/o Celador (266,55 €), frente a las de un mando intermedio tanto de Enfermería, Supervisor, (1180,55 €), de Área (1278,92€), como Médico, Jefe de Sección (2807,07€) y de Servicio (2911,99€)

¿No se debería aprovechar para hacer un nuevo pacto de productividad, más justo entre categorías y que sea motivador?

La creando nuevas “escuelas” ¿no pueden confundir tanto al ciudadano, como entrar en competencias propias del profesional sanitario? Sin aclarar además como y quienes la van a constituir, ni definir como se ofertarán esos puestos.

La creación de las figuras del Coordinador de Información”. ¿Estas figuras aumentarán los mandos en detrimento del número de profesionales? ¿Cuál será su perfil y sus funciones? ¿De quién dependerán orgánica y funcionalmente?

¿Se pondrá en marcha paralelamente la profesionalización de los cargos?

CSIF PROPONE…

· Mas desarrollo de Atención Primaria, por medio de potenciación de la Atención Domiciliaria, adecuando la división de Enfermería (Tanto Enfermeros/as como TCAE)

· Ajuste real de las ratios profesional sanitario/cama/paciente. Recomendados por las distintas sociedades científicas para una buena praxis. Ajustándose así a la realidad del paciente ingresado/atendido (edad avanzada, dependiente, pluripatologia, en aislamiento….) y no a solo a valores numéricos. Esto lleva implícito el aumento de profesionales para llevarlo a cabo.

· Citaciones de agendas basadas en tiempos reales. Tal como indican y recomiendan las diferentes Sociedades Científicas

· Tiempo al tiempo. Está claro que para llevar a cabo una comunicación eficaz, ser receptivo, escuchar al paciente/familia, etc. tal como indica el decálogo, aparte de tratar la parte técnica, se necesita tiempo. Hay que adaptar los ratios de atención según paciente a dicho tiempo, dentro de la jornada laboral, para desarrollar facetas humanizadoras en la atención.

· Plantillas adecuadas para poder cumplir la planificación de las planillas.

· Planillas estables y con publicación trimestral. Según recomendaciones dadas por Inspección de Trabajo al respecto, para poder conciliar vida familiar y laboral por parte de los profesionales y no con una semana antes de que acabe el mes en curso, sin ningún tipo de penalización hacia el gestor de turno.

· El pacto de permisos licencias y vacaciones recién aprobado, lo están cubriendo los propios compañeros quedándose las unidades por debajo de lo recomendado en muchas ocasiones, ya que no hay excedente suficiente de personal tipo ”pull” en cada centro para cubrir incidencias sin afectar a la planificación.

· Coberturas de las IT desde el primer día y reposición de las Jubilaciones al 100%.

· Revisión de la jornada laboral anual aplicable al inicio del año. A estas alturas está pendiente por parte del SERMAS las instrucciones de jornada de 2016.

· Implantación de las 35 horas semanales. Los empleados Públicos seguimos a día de hoy librando 16 días menos anuales respecto a la jornada anterior al 2012.

· Revisión de los cómputos por noche trabajada al alza en turnos rotatorios. No se han modificado en los últimos 10 años en la Comunidad de Madrid a diferencia de otras CC. AA, tomando como referencia la media de las 42 noches/ trabajador. Siendo muy perjudicial en la actualidad la ponderación de las noches cuando sobrepasa la media. En algunos casos se llega a realizar entre las 54 y 60 noches anuales.

· Respeto al profesional. El número de agresiones, sobre todo verbales hacia los profesionales sanitarios por parte de familiares y pacientes han aumentado considerablemente. Hace falta un decálogo claro de actuación para el profesional hacia estos hechos, para que se denuncien y penalicen este tipo de conductas “anti -humanización”. Consideración de autoridad al personal del SERMAS.

· Pero sobre todo por parte de gestores sanitarios, para ellos también se podría hacer un decálogo de obligado cumplimiento evaluable por los propios profesionales a los que gestionan. Acabemos con frases como “por necesidades de servicio….”, “de obligado cumplimiento…”, ”plantéate otra profesión…”, “es lo que hay”, ”me debes tantas horas….ven a trabajar” y tantas otras que se utilizan diariamente carentes de empatía y respeto.

Atiéndeme como profesional sanitario que gestionas, como te gustaría que yo te atendiera, trátame como te gustaría ser tratado. No hagas juicios de valor cuando te pido un día, un permiso retribuido o te comunico una situación que me afecta, que me preocupa, mis miedos a ir a una unidad donde no tengo experiencia ni destrezas porque hay una incidencia”.

· Trasparencia en las Administraciones. Bolsas de contratación que contaran con una herramienta informática pública, como ocurre en otras CC.AA, que permitiera ver al profesional admitido en qué situación está, tanto el, cómo las necesidades de contratación de cada centro, según categorías. Llama la atención que en pleno “boom” de la Informática, la comunicación y de las redes sociales esto no se quiera aplicar en el SERMAS.

· Penalización a los gestores de RRHH. Por aquellos casos en los que se compruebe no han aplicado correctamente las Bolsas de Contratación, a través de auditorías regulares por parte de la Consejería. TRANSPARENCIA TOTAL.

· Análisis de las condiciones de trabajo de los profesionales. A través de evaluaciones de Riesgo cuyas recomendaciones sean de obligado cumplimiento por parte de los Centros.

A MODO DE REFLEXIÓN…

Es preocupante el aumento en el número de profesionales con síndrome de “burnout”, que se replantean su profesión ante la falta de “humanización” en sus condiciones laborales, en el trato que reciben, con un entorno de trabajo cada vez más hostil. El stress, las prisas, los agobios que sufren continuamente para realizar eficazmente sus tareas, con un aumento de la complejidad técnica, la cual se ha multiplicado en los últimos tiempos, y mientras tanto en el poco tiempo que les queda se tiene que empatizar con pacientes y familiares a los que atienden.

¡No damos para más!

Todo ello sin contar con los recortes económicos que vienen sufriendo los Empleados Públicos por motivos de la crisis, descuentos económicos en las IT siendo mayor en los primeros días de baja y un largo etcétera, hacen que las condiciones laborales sean bastante precarias en su conjunto.

No solo se trata de Unificar ni Optimizar recursos, como dice el documento, “el potencial más importante que tiene la Sanidad Madrileña son sus profesionales”, pues entonces cuidémoslos, protejámoslos, y sobre todo que los gestores haga todo lo que esté en sus manos para mejorar las condiciones laborales.

Desde el sindicato CSI-F esperamos que de una vez por todas se de una actitud positiva por parte de la Consejería a la hora de tener en cuenta nuestras demandas y estudiarlas para llevarlas a cabo. Deseamos que la aplicación de este Plan no solo sirva para “disminuir las reclamaciones”, sino para aumentar el grado de satisfacción de todos los que componemos la Sanidad Madrileña, pacientes, familiares, profesionales, mandos intermedios, cargos directivos y Administración.