CSIF denuncia que la deuda del ICO con sus trabajadores supera los dos millones y medio de euros
-Se ha convocado un paro parcial y una concentración para denunciar la situación por la que atraviesa
-Denunciamos la gestión de la actual directiva del ICO
11 de Noviembre de 2021
CSIF denuncia que la deuda del ICO con sus trabajadores supera los dos millones y medio de euros

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha convocado en el día de hoy un paro parcial de dos horas y una marcha para denunciar la grave situación por la que atraviesa el Instituto de Crédito Oficial (ICO), que en estos días celebra los 50 años de su creación.

La marcha, que ha dado comienzo en la sede de ICO, en el Paseo del Prado en Madrid, ha continuado hasta la Real Fábrica de Tapices, donde se ha producido una concentración coincidiendo con la celebración de un acto del ICO dentro de los fastos que está organizando para su 50 aniversario.

A pesar de esta efeméride, en CSIF creemos que no hay nada que celebrar ya que desde la dirección de ICO, encabezada por su presidente, José Carlos García de Quevedo, se ningunean sistemáticamente las peticiones de los trabajadores.

Entre las reivindicaciones que se han hecho en la concentración se encuentra la petición de que se respete el convenio colectivo: la promoción profesional es un derecho de todos los trabajadores y en el ICO no hay forma de avanzar el trabajo. Además, la empresa no paga según los niveles alcanzados, motivado porque la Comisión Ejecutiva de la Comisión Interministerial de Retribuciones (CECIR) decidió reducir, en 2014, con el pretexto de la crisis financiera, las retribuciones de los organismos autónomos. Esta decisión de CECIR echó por tierra el Sistema de Desarrollo Profesional que había adoptado el ICO en 2003 de manera alternativa a los trienios.

También es interesante apuntar que los beneficios que ha logrado ICO en el año 2020 han sido de más de casi 100 millones de euros, manejando un activo de 34.000 millones de euros. Por este motivo no se explica que no se respeten las tablas salariales: la deuda con los trabajadores se va acumulando desde 2013 y ya supera los dos millones y medio de euros.

Otro de las peticiones que se hace desde CSIF es el reconocimiento del teletrabajo, también recogido en la negociación pero el cual, desde la dirección, se ignora sistemáticamente. La empresa siempre se niega a negociar cualquier punto y los trabajadores han de acudir a los tribunales para que se vean reconocidos sus derechos.

Además, también pedimos una racionalización de los horarios, ya que la mayor parte de la plantilla de ICO tiene la jornada continua, con horarios que fueron establecidos hace más de 25 años y, en la actualidad, chocan de bruces con cualquier tipo de conciliación familiar.

La gota que colma el vaso ante esta situación es el anuncio por parte del ICO de millonarias reformas de su sede, en el madrileño Paseo de Recoletos. Esto es a todas luces insostenible, ya que se van a invertir miles de millones cuando se están negando día tras día derechos recogidos en el convenio colectivo.