La realidad del SUMMA 112 (2/3). Jornadas de trabajo maratonianas, con condiciones laborales penosas tras la implantación de las 37,5 horas en 2012
29 de Septiembre de 2021

¿Sabías que en el SUMMA 112, puedes tener Jornadas de trabajo maratonianas, con condiciones laborales penosas tras la implantación de las 37,5 horas en 2012?

Si consideramos el SUMMA 112 como Servicio de Urgencias y Emergencias de especial transcendencia, con la implantación de las 37,5h semanales a partir de 2012, no se ha hecho más que agravar la penosa situación laboral con la que se encuentran diariamente sus profesionales.

El no sustituir las guardias de 24 horas por guardias de 12 horas, afecta directamente a la calidad y seguridad asistencial que se imparte, junto con la posibilidad de mayor riesgo, a la hora de cometer errores humanos. Al no cumplirse ni respetar los tiempos de descanso y necesidades mínimas, debido a la imposición de jornadas exhaustas y agotadoras por parte de sus responsables, que impiden el correcto mantenimiento de la salud tanto física como mental de estos profesionales.

A todo esto, hay que añadir, la inclusión en el calendario laboral de “10 retenes de 12 horas” hasta alcanzar las 1536 horas anuales y la utilización al personal de plantilla para cubrir ausencias de compañeros por toda la Comunidad de Madrid ante la falta de contratación de personal específico

CSIF, planteo en su momento, sin ser aceptada esta propuesta por parte se la Administración, la necesidad de compensar los retenes al tener que asumir el trabajo de compañeros no cubiertos por RRHH, a semejanza de Atención Primaria.

Desde CSIF, también propusimos la aplicación del coeficiente de nocturnidad, lo que hubiera significado una reducción de jornada por horas nocturnas. Tampoco fue aceptada esa propuesta. Actualmente tras el paso de los años, el personal del SUMMA 112 ha sobrepasado los 55 años en su mayoría.

La desastrosa y nefasta gestión del SUMMA 112, a la que se ve abocado, unido a una continua falta de previsión en la contratación de médicos, desde hace años, junto con la carencia de ofertas de empleo público previas, no hace más que agravar esta situación, vulnerando reiteradamente los derechos del trabajador, regulados por un Plan Integral de Urgencias y Emergencias 2004 - 2007 obsoleto y anticuado que no contempla:

  • La condición de nocturnidad para aquellos dispositivos asistenciales que realizan más de la mitad e incluso las tres cuartas partes de su jornada, en horario nocturno
  • Las vacaciones a través de un calendario laboral, negociado previamente con las Mesas Sectoriales correspondientes y no impuesto unilateralmente por la Dirección de RRHH del SUMMA, que no respeta ni permite organizar los periodos de descanso.
  • La posibilidad de planificar con antelación permisos en fechas concretas del año tales como puentes, vacaciones de verano o de navidad en categorías profesionales de más difícil cobertura. Denegados continuamente a las pocas horas de su solicitud, alegando “necesidades del servicio” como motivo para su no concesión y en caso que lo acepten, lo conceden 24 horas antes de su disfrute, cuando ya se lo habían planificado.

Con la finalización de la relación laboral, los periodos de vacaciones “quedan prorrateados en los periodos de descanso entre jornadas”, es decir “vacaciones a trocitos” y por tanto, los trabajadores ni los disfrutan ni los cobran, teniendo que entrar en denuncias en lo contencioso.

Se suprimieron en los SUAP los refuerzos de médicos los fines de semana en verano de 2019, dejando a un solo médico durante 12 horas para ver urgencias de 80 o más pacientes, ratios totalmente inasumibles. Siendo la ratio por guardia contemplado en el Plan Director de urgencias (Ministerio Sanidad) de unas 35 asistencias.

El déficit de médicos en los distintos dispositivos asistenciales, que se viene produciendo, ha aumentado durante la pandemia. Indicar que solo entre 2021 y 2022 se calcula la jubilación de unos 150 médicos, así como de otras categorías profesionales.

Tampoco se contemplan Planes de mejora en cuanto a Prevención de Riesgos Laborales para los colectivos de este ámbito:

  • Carecen de lugares adecuados para asegurarles un correcto descanso durante la jornada laboral
  • No se realizan evaluaciones de Riesgos psicosociales siendo uno de los ámbitos con mayor carga asistencial durante la pandemia de COVID-19.
  • No se producen adaptaciones para mayores de 55 años, con carácter voluntario a destinos más acordes a su realidad y de menor penosidad.
  • La jornada máxima semanal supera las 49 horas y media, agudizado en la situación de pandemia actual

Una vez que se han ampliado los aforos, disminuyen los contagios y la incidencia acumulada, tendiendo hacia una “Nueva Normalidad”, desde CSIF, no encontramos justificación alguna, a que permanezcan cerrados los SUAP, desde marzo de 2020, al comienzo de la primera ola.

La pandemia ha dado visibilidad y puesto en valor la importancia de la actuación del SUMMA 112 en la sociedad actual, evidenciando su situación y las carencias que arrastra.

CSIF considera, que ha llegado el momento de UN NUEVO SUMMA 112, MÁS MODERNO Y ACORDE a los nuevos tiempos y NECESIDADES REALES, incrementando sus recursos humanos a la vez que crecen sus demandas asistenciales.