CSIF desconvoca los paros en el SAMUR por las intolerables presiones de la Administración a los trabajadores
- CSIF continuará reivindicando un aumento de plantilla y el fin de la precariedad laboral en las negociaciones que se abren
03 de Diciembre de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha decidido desconvocar la huelga en SAMUR-PC que comenzó la medianoche del pasado día 1 por las intolerables presiones sufridas por los trabajadores de este servicio municipal por parte de la Administración, con el beneplácito y pasividad de otras organizaciones sindicales.

En un comunicado remitido a los trabajadores, la sección sindical de CSIF en SAMUR-PC informa que se ve obligada a desconvocar los paros “por la aparente intención negociadora” de la Administración y por las presiones sufridas por “el conjunto de los trabajadores”, inéditas en huelgas anteriores. “Nos sorprende que una vez conocidos estos métodos de presión, otras secciones sindicales no los hayan denunciado”, señala el comunicado.

CSIF convocó estos paros por la falta de personal que sufre el SAMUR desde hace años y que provoca que por las noches más de la mitad de sus 22 bases no estén operativas, con el riesgo que eso conlleva para la ciudadanía. Asimismo, exigimos el fin de la precariedad laboral, al ser el único servicio de seguridad y emergencias del Ayuntamiento de Madrid que contrata a trabajadores temporales, lo cual tiene menos sentido aún al tratarse de un servicio esencial.

Por ello, aprovechamos esta huelga, y las negociaciones que se abren tras la desconvocatoria, para exigir al Ayuntamiento de Madrid que acabe de una vez con la precariedad laboral en los servicios de emergencias y en concreto en el SAMUR, que es el único de los tres (bomberos y policías son los otros dos) con personal temporal.

Sin embargo, desde el inicio de la huelga, un derecho reconocido constitucionalmente, la Administración ha contraatacado con una serie de presiones para poner a los trabajadores en contra de las legítimas reivindicaciones de CSIF para mejorar el servicio del SAMUR. Desde CSIF hemos utilizado la huelga para explicar públicamente la situación actual de este servicio de emergencias municipal y poco más, ya que el Ayuntamiento acordó unos servicios mínimos del 100%. Pero mandos superiores han iniciado recogidas de firmas entre trabajadores de inferior categoría para que manifestaran su “rechazo” a esta huelga, mientras otros sindicatos miraban hacia otro lado o incluso alentaban estas presiones.

Asimismo, la Administración ha denegado permisos a trabajadores; ha denegado/anulado cambios de turnos entre compañeros; se han suspendido permisos ya concedidos y se han efectuado llamadas telefónicas para saber si el trabajador en sí estaba trabajando o no. Unas presiones que desde CSIF consideramos inaceptables y ponen en entredicho el respeto institucional a un derecho consagrado en nuestra Constitución.