CSIF rechaza que se inaugure un nuevo hospital mientras existen otras infraestructuras cerradas y no hay suficiente personal del SERMAS
- Subraya que es más urgente una inyección de dinero en la Atención Primaria que en construir un hospital innecesario
01 de Diciembre de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha criticado que la Comunidad de Madrid abra un nuevo hospital como el Isabel Zendal, inaugurado oficialmente hoy, mientras que existen áreas de otros hospitales como el Infanta Sofía o el Infanta Leonor que permanecen cerradas y no se ha previsto cómo dotarlo de los recursos humanos suficientes de acuerdo a su capacidad.

En Madrid existen infraestructuras en desuso como la Torre 4 del Hospital Infanta Sofía, tres zonas pendientes de apertura del Infanta Leonor, el Instituto Cardiológico o el antiguo hospital Puerta de Hierro. Por ello, consideramos totalmente fuera de lugar una inversión tan importante como la que ha supuesto la construcción del nuevo hospital disponiendo de infraestructuras ya construidas como las citadas.

Desde CSIF consideramos que urge más una inyección económica en la Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, con unos centros de salud abandonados por la Administración regional y un personal totalmente insuficiente para las necesidades actuales. Como hemos reiterado desde este sindicato, el Gobierno regional ha dejado morir la Atención Primaria con años de desinversión. Las consecuencias de esta dejadez las estamos pagando ahora con la llegada de la pandemia de COVID.

Otro de los problemas que ha destapado el coronavirus es la falta de profesionales en el SERMAS. Las plantillas de hospitales y centros de salud han ido menguando, pese a que la población a la que hay que atender no ha parado de crecer, y como se ha puesto de manifiesto con la pandemia faltan profesionales, sobre todo de enfermería.

Sin embargo, se ha construido el Isabel Zendal sin tener esto en cuenta y pensando que con una redistribución de los recursos humanos sería suficiente. Por este motivo, consideramos intolerable que no exista dotación presupuestaria para nuevas contrataciones pero sí para la construcción de un nuevo hospital. Y todo ello teniendo en cuenta que los profesionales del SERMAS son los peor pagados del Sistema Nacional de Salud.