El 93,6% de los docentes madrileños sufre estrés y desgaste emocional por el confinamiento, según una encuesta de CSIF
- Un 75,3% no está de acuerdo con la vuelta a los centros antes de septiembre y la práctica totalidad considera muy necesario reducir y simplificar la burocracia en la labor docentes
- Una amplia mayoría de los encuestados asegura que su labor docente en esta crisis está afectando a su conciliación familiar
22 de Mayo de 2020

El 93,6% de los docentes madrileños sufre desgaste emocional, estrés, angustia o ansiedad a causa del confinamiento y de la educación a distancia. Así lo revela una encuesta realizada por el sector de Educación de Madrid de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) lanzada a través de la web del sindicato y que ha sido respondida por 612 docentes de la Comunidad de Madrid que expresan el sentir general del profesorado sobre las circunstancias en las que desarrollan su trabajo.

Los docentes han tenido que compaginar su reconvertida labor educativa a distancia, junto con la necesaria atención y cuidado familiar, teniendo dificultad para conciliar la vida laboral con la familiar. Así, la encuesta refleja que cerca del 80% de los docentes asegura que esta situación también está afectando en su conciliación familiar.

Respecto a las tareas burocráticas de los docentes, a las habituales se han sumado otras derivadas del COVID y de la educación a distancia. En este sentido, la práctica totalidad (98,2%) considera necesario o muy necesario el hecho de simplificar y reducir la burocracia en la labor docente y el 88,7% está dedicando más horas al trabajo para atender a esta nueva situación de educación a distancia con pocos medios, lo que viene a significar que no han contado con horas suficientes en el día para atender todas las necesidades que han surgido en esta nueva realidad laboral.

En cuanto a los recursos tecnológicos utilizados para poder teletrabajar con los alumnos y contactar con las familias, se señala que la Administración no ha puesto a su disposición los medios técnicos adecuados. Sólo el 7,4% de los encuestados dice haber podido teletrabajar con los medios digitales que la administración educativa ha puesto a su disposición; el 31% sólo a veces y la gran mayoría, el 55,6%, ha utilizado otros medios como blogs, youtube o correos electrónicos, mientras que el 6% nunca ha utilizado los medios de la administración.

Por ello, desde CSIF entendemos que, para el nuevo curso, sería necesaria una ampliación presupuestaria para dotación de nuevas tecnologías. No obstante, en relación a la adaptación a la nueva metodología a distancia, el profesorado se ha adaptado bien en un 46,7%, regular en un 42,2% y muy bien en 11,1 %. De aquí se desprende que de continuar esta situación se necesitaría más información y formación en nuevas tecnologías.

El profesorado también se queja de que las instrucciones han sido poco claras y muy ambiguas. Así lo opina casi el 94% de los encuestados. Por otra parte, la incertidumbre y el desasosiego se han visto acrecentadas por declaraciones de distintos dirigentes políticos y regulaciones normativas que resultan vagas e imprecisas, cuando no contradictorias.

Por último, en relación a la vuelta los centros de trabajo más del 75% del profesorado cree que se debería volver en septiembre. Desde CSIF creemos que es el momento de reconocer la labor del profesorado, de eliminar o reducir burocracia que presiona aún más y resta tiempo para lo verdaderamente importante: enseñar.

Es urgente acordar las condiciones sanitarias y de prevención para la vuelta para el nuevo curso que se inicia en septiembre. Se debe anteponer la seguridad de la salud pública a cualquier otra consideración. Por ello, exigimos negociar un Plan de Regreso a la Actividad Laboral de carácter Organizativo y Preventivo de obligado cumplimiento y un Plan de Refuerzo educativo para el curso 2020-2021.