CSIF pide a la Comunidad una desescalada que cuente con la Atención Primaria y que impida volver a las malas condiciones laborales anteriores
- Exigimos más profesionales en los centros de salud para que se atienda sin demoras a pacientes COVID y su entorno y una correcta atención al resto de usuarios
- Madrid es la comunidad que menos gasta en Atención Primaria
05 de Mayo de 2020

El sector de Sanidad de Madrid de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, valora positivamente los criterios de desescalada en el ámbito sanitario así como la Orden de cogobernanza del Ministerio de Sanidad del pasado 3 de mayo, que recomienda a las comunidades autónomas que mantengan el número de profesionales sanitarios durante la desescalada, tomando como referencia el que había en los momentos álgidos de la pandemia. También establece entre 1,5 y 2 camas de cuidados intensivos por cada 10.000 habitantes y también entre 37 y 40 camas para enfermos agudos por 10.000 habitantes.

Asimismo, se recomienda a las autonomías que lleven a cabo una reorganización, reforzando la Atención Primaria y Salud Pública, ya que van a tener “un papel clave” en la detección precoz de nuevos casos y la vigilancia y seguimiento de sus contactos y entorno. Desde CSIF Madrid consideramos que, teniendo en cuenta que la Comunidad ha sumido a la Atención Primaria en un estado de abandono previo con una significativa falta de recursos, la Administración autonómica debe poner el foco en el protagonismo que deben adquirir los servicios primarios de salud.

De hecho, la Estadística de Gasto Sanitario Público de 2018, publicada por el Ministerio de Sanidad, coloca a Madrid como la comunidad autónoma que menos gasta en Atención Primaria, al dedicar sólo el 11,5% del total del gasto sanitario público, frente al 17,4% de Andalucía o el 17% de Castilla-La Mancha.

La arbitrariedad que se ha implantado en la Atención Primaria madrileña en la crisis del COVID-19, con desplazamiento de personal al hospital levantado en Ifema o desajustes en jornadas de los profesionales, entre otras cuestiones, ha supuesto un esfuerzo importante, en algunos casos insostenible, de sus profesionales. Por eso, CSIF solicita una desescalada en Atención Primaria que impida la exagerada sobrecarga de sus profesionales causada por las malas condiciones laborales anteriores.

En este sentido pedimos que se incremente la contratación de profesionales, no solo de personal médico o enfermero, que den soporte a los procesos de gestión, desinfección, citación, dotación de material, a las consultas médicas y de enfermería. También entendemos que es necesario aumentar las capacidades y atribuciones de las consultas de enfermería, tanto para la atención de pacientes COVID y de crónicos, y establecer consultas diferenciadas para COVID-19 si los datos epidemiológicos lo aconsejan.

Desde CSIF pedimos que se establezca un triaje ágil, para que se atienda sin demoras y de manera inmediata a pacientes infectados por COVID-19 tanto de forma presencial como en domicilio, así como acceso inmediato a Radiología y analítica de protocolo COVID. Solicitamos que se establezcan protocolos homogéneos de tratamiento y seguimiento de pacientes con coronavirus para todos los centros de salud del SERMAS; modificación de los tiempos de atención con el fin ofrecer una atención de calidad, como históricamente se viene reclamando y evitar la aglomeración de pacientes.

También pedimos: desinfección del centro una vez por turno de forma ordinaria; circuito de residuos y lavandería rápido; potenciación de los medios de transporte, conductores, vehículos, etc., para incrementar la atención domiciliaria; aceso inmediato a PCR inicial, aislamiento precoz y consejos a los convivientes y Test rápidos para diagnóstico, toma de decisiones de individuos, familias o contactos; acceso a material de protección individual sin restricciones; protocolo de acceso de los usuarios al centro con guantes, mascarilla y geles desinfectantes a la entrada, asegurando distancia mínima de 2 metros tanto en zonas comunes, consultas y salas de tratamiento.

Del mismo modo, entendemos necesario que se establezcan circuitos diferenciados de canalización y separación física de pacientes con y sin coronavirus, o incluso, si los datos epidemiológicos así lo aconsejan, establecer centros monográficos COVID; retomar progresivamente la actividad normal a crónicos y tratamientos, fisioterapia, trabajo social, matronas, etc.; establecer medidas de disminución de procesos burocráticos, procesos de IT, recetas de crónicos, otras prestaciones, con herramientas informáticas que disminuyan las aglomeraciones frecuentes de pacientes en los centros de salud.

Desde CSIF Sanidad Madrid exigimos un estudio exhaustivo que contemple la viabilidad de la apertura a la actividad de aquellos centros que la Consejería dejó en desuso tras la crisis sanitaria anterior, como el Instituto Cardiológico, antiguo hospital Puerta de Hierro, nueva torre del hospital Infanta Sofía de San Sebastián de los Reyes o 3 zonas pendientes de apertura en el Hospital Infanta Leonor.​