CSIF exige medidas a la Comunidad para reducir el número de contagios entre agentes forestales
20 de Marzo de 2020

La sección sindical de Agentes Forestales de Madrid de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha remitido un escrito a la Dirección General de Emergencias alertando de los casos positivos que existen en un Cuerpo de 250 profesionales y la ausencia de medidas para que la cifra de agentes forestales infectados no vaya a más.

Ante la existencia de una decena de casos en el Cuerpo de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid, a los que se ha mandado a casa porque presentan sintomatología –uno de ellos está en el hospital-, CSIF ha solicitado a la Dirección General de Emergencias que tome las medidas que establece Sanidad para evitar la posible cadena de contagios o que proceda al cierre de los centros afectados por casos positivos. Pese a que esta carta fue enviada hace una semana, no se ha recibido respuesta ni se ha aplicado ninguna medida.

“Tenemos a compañeros que lo están pasando francamente mal. Es cierto que no se les ha realizado el test, pero no por su culpa sino porque no se hacen estas pruebas, y se les ha trasladado, tras el seguimiento de varios días, que son positivos”, asegura el responsable de Agentes Forestales de CSIF Madrid, José María Bermúdez, que indica que la Jefatura del Cuerpo les ha negado este extremo “temeraria e irresponsablemente”.

El Ministerio de Sanidad ha publicitado el protocolo de a quién se le hace el test del COVID 19 y en él aparecen varias posibilidades. Una de ellas es personal de “servicios esenciales”. “Por ello venimos preguntando insistentemente al director general de Emergencias, ¿somos servicios esenciales?”, pregunta Bermúdez, que recuerda que en una nota interna del 14 de marzo, la Jefatura los reconocía como tal.

“El trabajo que realizamos implica un continuo contacto entre compañeros y de los agentes con los medios existentes en la oficina y en los vehículos, con miembros de otros cuerpos de emergencias e incluso con ciudadanos que no respetan el confinamiento establecido por el actual estado de alarma. Entendemos cual es nuestro trabajo pero no podemos aceptar que se nieguen las evidencias”, señala Bermúdez.

La última “ocurrencia” de la Jefatura del Cuerpo es que los agentes de una comarca con casos positivos se desplacen a cubrir otra que aún no tiene casos. “Ello demuestra la dejadez e incapacidad operativa que sufrimos, y en esta ocasión es, si cabe, más grave. Una temeridad que deben corregir inmediatamente”, subraya el responsable de CSIF.