CSIF Madrid pide que el aumento de jueces en los juzgados de lo penal de Violencia sobre la Mujer vaya acompañado de más personal funcionario
- Si no se dota a estos jueces de los medios personales necesarios no se aliviará la sobrecarga de trabajo en estos juzgados
24 de Octubre de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y mayoritario en el sector Justicia a nivel nacional, ha remitido un escrito a la Dirección de Recursos Humanos de la Consejería de Justicia de la Comunidad de Madrid en el que pide más personal funcionario para los sobrecargados juzgados de lo penal números 33, 34, 35, 36 y 37 de Madrid, especializados en Violencia sobre la Mujer.

Estos cinco juzgados, ubicados en el número 31 de la calle Albarracín, cuentan desde hace años con un plan de refuerzo del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que establece para estos Juzgados el apoyo de dos jueces; que se ha visto incrementado en tres jueces en el caso de los juzgados de lo penal 35 y 36. Sin embargo, todos ellos mantienen una muy insuficiente plantilla de 2 auxilios, 2 tramitadores y 2 gestores.

"Si bien es cierto que una de las medidas que puede suavizar esta sobrecarga de asuntos pendientes puede ser el refuerzo acordado por el CGPJ, la misma no puede tener éxito si a estos jueces no se les dota de los medios personales necesarios para evacuar la carga de trabajo para la que han sido nombrados”, asegura el responsable de CSIF Justicia Madrid, Juan José Carral, en el escrito remitido a la Consejería de Justicia.

Como consecuencia de este refuerzo judicial, los funcionarios destinados en estos juzgados tienen que asumir un exceso de trabajo añadido. Hay que señalar que en estos juzgados se están celebrando juicios cuatro días a la semana, durante los cuales los funcionarios destinan buena parte de su tiempo de trabajo a atender a los profesionales y personal citado.

Si la sobrecarga de procedimientos a tramitar ya era inasumible por el personal funcionario de las mencionadas secciones, la entrada de nuevos procedimientos y trámites derivados de las últimas reformas legales está experimentando en los últimos años un incremento significativo de denuncias (un 16,4% más según el CGPJ) y el consiguiente agravamiento de la sobrecarga y saturación de estos juzgados.

Según la memoria del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid de 2017, la media de asuntos repartidos por juzgado fue de 694, muy por encima del módulo de entrada establecido por el CGPJ en el año 2003 (450 asuntos por magistrado y año) y también del informado por el Servicio de Inspección en el año 2012 (455 a 545 por magistrado y año)…”.

En CSIF entendemos que la necesidad de que no se interrumpan diligencias y actuaciones procesales o la suspensión de las que tengan carácter urgente e inaplazable no pueden servir a la Administración para justificar las prolongaciones de jornada que frecuentemente realizan los funcionarios en estos juzgados, ya que esta Dirección General ha podido prever el incremento de trabajo como consecuencia de la implantación de estos refuerzos judiciales y ha dispuesto de tiempo más que suficiente para adoptar las medidas necesarias.