Cuatro de cada diez policías municipales de Madrid reconocen haber sido agredidos en el último año, según un estudio de CSIF
03 de Julio de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y mayoritario en la Policía Local a nivel nacional, ha realizado un estudio entre los miembros de la Policía Municipal de Madrid que pone de relieve que la práctica totalidad de los miembros del Cuerpo han sido agredidos a lo largo de su carrera profesional, mientras que casi cuatro de cada diez aseguran haber sido agredidos en el último año.

El estudio revela que el 89,9% de los encuestados han sido agredidos en alguna ocasión en su vida profesional, pero sólo en el último año han sido atacados de diversas maneras el 37,5% de los policías municipales de Madrid. En el 61,3% de los casos se trata de agresiones con las manos; en el 33,3%, de agresiones con armas blancas y en un nada despreciable 5,3% con armas de fuego. Cifras que ponen de relieve el alto grado de agresividad al que estos profesionales se ven sometidos en su día a día.

Por otra parte, el estudio, elaborado por CSIF Administración Local Madrid basado en medio millar de encuestas realizadas a policías municipales de la capital entre mayo y junio de este año, revela que casi siete de cada diez policías consideran que su dotación de servicio es insuficiente. Pero la cifra es aún mayor cuando se les pregunta sobre la formación que les ofrece la Administración, ya que nueve de cada diez encuestados (el 89,8%) opinan que esta es incorrecta.

En el plano de la salud mental, el 95,5% de los policías dice no haber necesitado tratamiento psicológico tras haber sido objeto de una agresión. Y de los que sí precisaron ayuda profesional, tan solo el 14,3% la recibió a través de los servicios municipales.

Otro resultado llamativo del estudio es la respuesta que dan los agentes a si se sienten protegidos jurídicamente por la propia Administración, ya que el 99,4 de los encuestados consideran que no. Asimismo, el 98,2 entienden que la actitud pública de sus jefes políticos sí puede tener influencia positiva o negativa en las posibilidades de ser agredidos.

Para CSIF este estudio revela un perfil profesional sometido a fuertes presiones en su día a día, con una formación no escasa, pero si mal enfocada por parte de los responsables de su gestión. Como ya hizo la legislatura pasada, CSIF seguirá reclamando a las diferentes instituciones implicadas la mejora y actualización de la dotación material a los agentes policiales para que éstos puedan afrontar con mayores garantías, para ellos y el resto de ciudadanos, sus cada vez más complejas intervenciones.

En este sentido, CSIF entiende que el porte y uso de dispositivos eléctricos de inmovilización, homologados y ajustados a la legislación española, son necesarios para adecuar la proporcionalidad de las intervenciones policiales y garantizar la seguridad física tanto de los policías como de los propios detenidos.

CSIF presentó este informe en el marco del Seminario de la Confederación Europea de Sindicatos Independientes (CESI) sobre violencia de terceros hacia empleados públicos celebrado en Madrid, donde informó de casos concretos de agresiones a empleados públicos en nuestro país, especialmente en los sectores de educación, sanidad y prisiones, además de policía local. CSIF puso de manifiesto que uno de los trabajos con mayor grado de peligrosidad es el realizado a diario por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Los principales sindicatos europeos están tratando de investigar las causas, las consecuencias y las soluciones de la violencia contra los profesionales en el ejercicio de sus funciones. Para ello están celebrando un ciclo de reuniones que comenzó el pasado mes de marzo en Berlín y culminará el próximo año en París, donde se extraerán las conclusiones que finalmente serán elevadas a la Comisión Europea.

Estudio CSIF Policía Municipal Madrid