El TSJM evidencia el nepotismo del Ayuntamiento de Fuenlabrada al anular una promoción interna hecha a medida de una serie de candidatos
- La sentencia da la razón a CSIF y anula las bases para un proceso de concurso de traslados aprobado por CC.OO y UGT
25 de Abril de 2019

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha dado la razón a CSIF en su demanda contra el acuerdo para la aprobación de bases para el proceso de concurso de traslados de varios puestos de jefe de unidad de gestión del Ayuntamiento de Fuenlabrada, aprobadas gracias al voto a favor de UGT, CC.OO y PTAF. La sentencia, que desestima el recurso del Ayuntamiento contra la sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 18 —que estimó en parte la demanda de CSIF—, anula dichas bases, poniendo en evidencia el nepotismo del Consistorio fuenlabreño.

“(…) podemos señalar con carácter general, que el derecho a acceder en condiciones de igualdad a los cargos públicos hace que los requisitos para el acceso a los empleos deban reunir las notas de generalidad, abstracción y objetividad, sin que sean admisibles referencias individualizadas y concretas que supongan una suerte de reserva ad personam”, indica la sentencia de la Sección Séptima de la Sala de lo Contencioso-Administrativa del TSJ de Madrid.

CSIF interpuso una demanda contra el Acuerdo de aprobación de bases para el proceso de concurso de traslado de varios puestos de Jefe de Unidad de Gestión, de 7 de abril de 2017, con el voto favorable de los sindicatos mencionados al principio. Para CSIF era evidente que estábamos ante una promoción interna encubierta con bases elaboradas a la medida de las candidatas que habían ocupado a dedo dichos puestos previamente.

La sentencia de instancia del Juzgado nº 18 estimó parcialmente las pretensiones de CSIF y, entre otras cosas, anuló el punto octavo de estas bases por crear inseguridad jurídica a los participantes. Tras este fallo, los sindicatos firmantes de estas bases acusaron a la sección sindical de CSIF en este Ayuntamiento “de farsante y de no querer consolidar puestos de trabajo”. “Bueno, quizás tuvieran razón en que no queríamos que consolidaran los puestos de trabajo los elegidos por la Corporación, con el acuerdo cómplice de los sindicatos que nos acusan”, asegura CSIF Fuenlabrada en un comunicado.

Ahora, después de que CSIF recurriera la sentencia por entender que había sido muy benévola con el Consistorio fuenlabreño, el Tribunal Superior de Justicia vuelve a poner al Ayuntamiento y a los sindicatos firmantes de estas bases en la cruda realidad, al anular la base tercera apartado A, en cuanto que admite participar al personal temporal; y la base octava, que establece una fase de oposición, cuyo resultado no podrá tenerse en cuenta para resolver el concurso.

Esto afecta, por una parte, a dos de las trabajadoras que han promocionado siendo personal interino, sin tener plaza; y a otra trabajadora que no tenía la antigüedad como funcionaria de carrera. Y, por otra parte, afecta a otros tres trabajadores que, teniendo plaza fija, sí cumplen con los requisitos y podrán acceder a dicha promoción.

La sentencia del TSJ de Madrid condena al Ayuntamiento a rectificar el resultado del concurso teniendo en cuenta estas nulidades y le condena al pago de costas procesales, hasta un límite de 500 euros: dinero que pagarán los vecinos de Fuenlabrada de sus impuestos.

Para la sección sindical de CSIF, esta sentencia es otra prueba más “de lo que es el Ayuntamiento de Fuenlabrada: una agencia de colocación”. “Nuestro servicio jurídico está en continua vigilancia para parar estas prácticas poco éticas e interesadas. Exigimos al alcalde que dirima responsabilidades entre todos aquellos que participan en este tipo de actos, entre ellos su personal de confianza”, señala el comunicado de CSIF Fuenlabrada.