CSIF considera que la agresión al vigilante de Hortaleza confirma los riesgos a los que se enfrentan a diario los trabajadores de este centro
27 de Marzo de 2019

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, considera que la brutal agresión sufrida por un vigilante de la empresa Sasegur en el Centro de Primera Acogida “Hortaleza” revela los importantes riesgos a los que se enfrentan a diario los trabajadores de esta residencia de menores no acompañados, como denunció este sindicato en la concentración frente a la sede de la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS) el pasado 13 de marzo.

CSIF exigió entonces al Gobierno de la Comunidad una mejora drástica de las condiciones de los centros de primera acogida de Madrid y en concreto del de Hortaleza, que el pasado domingo registraba 107 menores en sus instalaciones, lo que muestra a las claras la sobreocupación del centro que el Gobierno de Ángel Garrido niega ante los medios de comunicación. Este sindicato todavía está esperando la contestación de la consejera de Políticas Sociales y Familia, Lola Moreno, a la carta que se le remitió tras la concentración del 13 de marzo en la que le pedíamos una reunión para tratar los problemas de este centro.

Por ello, reclamamos medidas urgentes para garantizar la seguridad en estos centros y la convivencia de los menores que allí residen, ya que la agresión a este vigilante confirma la gravedad de una situación que sufren tanto usuarios como trabajadores sin que la Administración regional tome medida alguna.

Para CSIF, la falta de personal tanto en este como en otros centros de primera acogida es acuciante, por lo que reclamamos más plantilla y una mayor implicación de la Fiscalía de Menores, así como una ratio adecuada no solo en función del número de usuarios, sino teniendo en cuenta los perfiles de los mismos.

Asimismo, este sindicato exige reforzar el Protocolo de Agresiones y que el mismo incorpore medidas preventivas adecuadas al perfil de algunos de los usuarios de estos centros, así como una mayor coordinación entre la AMAS y la Fiscalía de Menores.

Por todo ello, exigimos a las administraciones que pongan freno a esta situación y que la Fiscalía de Menores acelere los trámites para una mejor convivencia en estos centros de trabajadores y usuarios. Finalmente, pedimos el reconocimiento del plus de penosidad y peligrosidad para estos trabajadores, que consideramos que está más que justificado.

Vigilante Hortaleza agredido