Éxito de la concentración de trabajadores del Ayuntamiento de Moraleja de Enmedio contra una injusta merma de sus condiciones laborales
- CSIF encabezó la movilización para rechazar la reordenación laboral arbitraria que supone una congelación salarial para muchos de los empleados
05 de Junio de 2018

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y mayoritario en el Ayuntamiento de Moraleja de Enmedio, encabezó una concentración de trabajadores municipales de esta localidad el pasado 1 de junio, ante el Ayuntamiento de este municipio, para mostrar la oposición frontal de los trabajadores municipales a la “arbitraria” Relación de Puestos de Trabajo (RPT) efectuada por una empresa privada y que supone un enorme perjuicio a las condiciones laborales de muchos empleados públicos de este pueblo, que verían congelados sus salarios para los próximos años.

Tras un análisis somero del borrador del proyecto de RPT, presentado a los sindicatos por el Ayuntamiento de Moraleja hace poco más de una semana, CSIF entiende que nos encontramos ante una utilización torticera de este instrumento de ordenación laboral por parte de la Corporación. La sección sindical de CSIF en este ayuntamiento considera que los criterios manejados por la empresa privada JL Tudo Consulting, por encargo del consistorio de Moraleja, son injustificados, carecen de fundamentación técnica alguna, ya que lleva a cabo bajadas y subidas salariales arbitrarias.

De las valoraciones realizadas sobre unos veinticinco puestos (laborales/funcionarios), que constan en el proyecto, hablaríamos, de aprobarse la RPT en esos términos, de un aumento salarial para un 30 por ciento de los mismos y de una disminución de las retribuciones para el restante 70 por ciento para los próximos años. Por otro lado, existe una gran incertidumbre sobre puestos que no se recogen en el documento presentado y que en la actualidad son desempeñados por trabajadores municipales.

A juzgar por su contenido, por las prisas en su aprobación trasladadas en cada sesión negociadora a los delegados sindicales, así como por las manifestaciones vertidas por miembros del equipo de gobierno e incluso por la propia alcaldesa (“la nueva RPT se va a aprobar aunque sea lo último que haga antes de que se acabe esta legislatura”), parece obvio pensar la utilización, por parte del Consistorio, del empleo público como baza electoralista.

De seguir en esta línea de aprobar la RPT pese a la oposición frontal de los trabajadores, este sindicato se reserva llevar a cabo las acciones legales que considere oportunas. CSIF exige al gobierno local que establezca un calendario de reuniones para negociar y consensuar el documento de RPT, teniendo presente el reciente Acuerdo Estatal para la Recuperación de Derechos en la Administración Pública firmado el pasado 9 de marzo de 2018 por CSIF, CCOO y UGT.