El alcalde de Torres de la Alameda aprovecha las vacaciones para retirar el complemento de productividad a su Policía Local
- El regidor convoca un pleno para mañana, 3 de agosto, para que los agentes cobren 754 euros menos y tengan horario de oficina
- La plantilla de Policía de este municipio del Este de Madrid se ha visto mermada en un 20%
02 de Agosto de 2017

El alcalde de la localidad de Torres de la Alameda (8.000 habitantes), Carlos Sáez Gismero, ha aprovechado que gran parte de los concejales de este Consistorio están de vacaciones para convocar un Pleno mañana, 3 de agosto, en el que está previsto que se apruebe la retirada del complemento de productividad de la Policía Local de este municipio.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, denuncia que el regidor ha aprovechado un mes, agosto, en el que no se convocan plenos para aprobar "de tapadillo" este recorte a los policías locales que, además de suponer un importante recorte en el salario de los agentes (754 euros al mes), provocará que estos trabajen con horario de oficina, es decir, de 8 a 15 horas.

Este es un capítulo más de la guerra que este alcalde emprendió contra la Policía Local de Torres de la Alameda desde que tomó posesión y que ha provocado que la plantilla de este Cuerpo se haya visto mermada en un 20% desde entonces. CSIF considera que el alcalde de Torres, que gobierna en minoría con 6 concejales (la oposición suma los 7 restantes: 3 PP, 2 C's, 2 Somos Torres), usa artimañas reprobables desde un punto de vista ético y legal, e impropias de un cargo elegido en las urnas por la ciudadanía.

En este sentido, CSIF subraya que Sáez Gismero, lejos de intentar arreglar las diferencias con su Policía Local y de actuar conforme a la ley metiendo como complemento específico la productividad de los agentes, ha decido enconar más la situación con estos trabajadores públicos. Una disputa protagonizada por el alcalde y cuyas principales víctimas son los ciudadanos, que verán aún más reducida la presencia de policías en las calles.

Y es que CSIF advirtió hace unas semanas que la seguridad de este pueblo está amenazada por los recortes en la Policía Local que ha llevado a cabo su alcalde. Una disminución de plantilla del 20% que este verano se está haciendo más patente por las vacaciones a las que tienen derecho los agentes, como cualquier otro empleado público. Así, desde finales de junio hay turnos que por sistema no se cubren por falta de personal y en esos periodos de tiempo siempre hay requerimientos de los vecinos de la localidad, así como llamadas de Emergencias 112 que no pueden ser atendidas.

CSIF considera que el servicio que se da ahora mismo a los ciudadanos de Torres es completamente insuficiente, ya que no sólo se pone en peligro al empleado municipal que hace un turno en solitario, sino también a todos los vecinos por la falta de seguridad, sobre todo cuando no hay ni un solo policía en la calle. No hay que olvidar que en España la media es de casi 500 agentes por cada 100.000 habitantes y que actualmente nuestro país se encuentra en Nivel 4 de alerta antiterrorista. Sin embargo, este Gobierno municipal en lugar de poner más seguridad en la calle, la quita.