Torres de la Alameda, otro pueblo con menos policías este verano por los recortes
- La plantilla de Policía Local de este municipio del Este de Madrid se ha visto mermada en un 20%, lo que provoca que haya momentos del día sin agentes en las calles
19 de Julio de 2017

La localidad de Torres de la Alameda, de 8.000 habitantes, es otro de los pueblos de la Comunidad de Madrid cuya seguridad está amenazada este verano por los recortes en la Policía Local que ha llevado a cabo su Ayuntamiento. Como ya hizo hace unas semanas con el municipio de Serranillos del Valle, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, denuncia que desde que tomó posesión el actual equipo de Gobierno de Torres De La Alameda, la plantilla de Policía Local se ha visto mermada en un 20%.

Una disminución de plantilla que este verano se está haciendo más patente por las vacaciones a las que tienen derecho los agentes, como cualquier otro empleado público. Por ejemplo, en las últimas semanas hay turnos que por sistema no se cubren por falta de personal y en esos periodos de tiempo siempre hay requerimientos de los vecinos de la localidad, así como llamadas de Emergencias 112 que no pueden ser atendidas.

Sin ir más lejos, este mismo fin de semana se produjo un incendio en el Punto Limpio de la localidad, que afortunadamente fue sofocado rápidamente por los bomberos. Dicho siniestro no contó con la presencia de policías locales hasta que el fuego había sido completamente extinguido, pese a que desde el Consistorio se dijo, faltando a la verdad, que hubo policía en todo momento. Y es que, al igual que en Serranillos del Valle, ahora mismo hay turnos con un solo policía de servicio —y a veces ninguno— para atender a toda la localidad de Torres.



CSIF considera que el servicio que se da ahora mismo a los ciudadanos de Torres es completamente insuficiente, ya que no sólo se pone en peligro al empleado municipal que hace un turno en solitario, sino también a todos los vecinos por la falta de seguridad, sobre todo cuando no hay ni un solo policía en la calle. No hay que olvidar que en España la media es de casi 500 agentes por cada 100.000 habitantes y que actualmente nuestro país se encuentra en Nivel 4 de alerta antiterrorista. Sin embargo, este Gobierno municipal en lugar de poner más seguridad en la calle, la quita.

CSIF también ha constatado el menosprecio de la corporación hacia su Policía Local con comentarios constantes de rebajas salariales y chantajes en las Mesas de Negociación. No tenemos conocimiento de una reducción de impuestos a los vecinos de esta localidad, pero lo que sí es evidente es que estos mismos vecinos sí están sufriendo una reducción importante de la seguridad a la que todo ciudadano tiene derecho.