Paros de los Bomberos de Madrid capital del 15 al 26 de julio
CSIF y el resto de sindicatos protestan por la falta de efectivos y por la ausencia de negociación de un convenio caducado en 2015
14 de Julio de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha convocado paros en las guardias extraordinarias de los Bomberos de Madrid desde mañana, 15 de julio, hasta el 26 de este mes. Los motivos de estos paros son la falta de efectivos que provoca que todos los bomberos tengan que hacer numerosas guardias —en algunos casos superan en un 50% a la jornada ordinaria—, y porque el Ayuntamiento no se sienta a negociar el nuevo convenio colectivo del Cuerpo, que está caducado desde 2015.

CSIF, que actualmente tiene la mayor representación en la Mesa de Negociación de Bomberos de Madrid, advierte de que mañana la seguridad de la ciudad peligra, ya que contará con 40 efectivos menos de los 230 diarios a los que se compromete el Ayuntamiento desde 2006.

El motivo de este déficit de efectivos para este sábado es que, por un motivo de plazos, la Dirección General de Emergencias ha recurrido a la sentencia del TSJM de 2004, que les permite incorporar efectivos de manera obligatoria, sólo para los paros que se harán del 16 al 26 de julio, ambos incluidos. Sin embargo, para mañana, sábado 15 de julio, no ha tenido capacidad de respuesta por los plazos legales de notificación a los trabajadores.

Así, mañana, tres de los 12 parques de Madrid capital no tendrán jefes de turno, encargados tanto de la gestión como de las intervenciones más arriesgadas. Y sólo habrá 36 de los 48 conductores necesarios, mientras que para el resto de categorías se prevén ausencias en una proporción similar. Para el resto de los días de julio, el mes estadísticamente con mayor número de intervenciones, la Dirección de Emergencias aplicará la citada sentencia.

CSIF considera que no es de recibo que dos años después de que finalizara la vigencia del convenio, el Ayuntamiento no se haya sentado a negociar con los sindicatos el nuevo, lo que significa que en 2017 los Bomberos de Madrid tienen condiciones laborales de 2011. Asimismo, CSIF pretende que las guardias extras que quiere imponer el Ayuntamiento hasta 2019 se negocien dentro del marco de la negociación del nuevo convenio.

Y es que hace unas semanas la Dirección de Servicio ofertó un pago extraordinario por una bolsa de guardias a realizar de aquí hasta 2019. Dicha oferta fue sometida a referéndum y los bomberos la rechazaron de forma abrumadora, conscientes de que, de haberla aceptado, se hubiera alargado 'sine die' la actualización de sus condiciones laborales.

En cuanto al déficit de efectivos, CSIF calcula que en la actualidad faltan unos 200, a los que se pueden sumar unos 300 más, que serían los necesarios para los tres parques que se pretenden abrir en Barajas, Vicálvaro y Vallecas. Los 85 nuevos bomberos ya aprobados por el Ayuntamiento no entrarán en el Cuerpo hasta dentro de dos años.

Esta situación, hace evidente que el Servicio de Extinción de Incendios de la ciudad de Madrid se sostiene gracias a la voluntad de los bomberos de extender su jornada anual de trabajo mediante jornadas extraordinarias, llegando en algunas categorías a realizar hasta un 50% más de su jornada anual básica.

Los más veteranos del Cuerpo no han visto nada igual en toda su carrera. Fernando Picazo, sargento del Cuerpo con 29 años de servicio y delegado de CSIF, asegura que es la primera vez que vive algo así: “No recuerdo una situación como ésta en toda mi carrera profesional”.