La Comunidad de Madrid y los sindicatos ponen en marcha sendos protocolos contra el acoso y la violencia en el trabajo
· CSIF se congratula de que los dos preacuerdos recojan el 90% de sus reivindicaciones
· Estos protocolos colocan a Madrid a la altura de Comunidades más avanzadas en estas materias
03 de Marzo de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha suscrito junto con el resto de organizaciones sindicales presentes en la Mesa General de Empleados Públicos de la Comunidad de Madrid dos preacuerdos para la puesta en marcha de sendos protocolos de prevención y actuación frente a todos los tipos de violencia y de acoso en el trabajo. Sendos documentos están pendientes del informe favorable de la Consejería de Hacienda.

CSIF se felicita de que ambos preacuerdos recojan el 90% de sus reivindicaciones, basadas muchas de ellas en medidas que otras comunidades autónomas ya tienen implantadas con éxito desde hace tiempo. Por otra parte, la Mesa General ha aprobado, con las últimas modificaciones, el Acuerdo que establece el régimen de mejoras en situaciones de incapacidad temporal (IT) por contingencias comunes. Se trata del texto definitivo, por lo que su aplicación será inmediata al contar con el visto bueno del director general de Recursos Humanos y con la dotación presupuestaria necesaria, según ha podido saber CSIF.

Protocolo contra Acoso en el Trabajo

El Protocolo de Prevención y Actuación frente a todos los tipos de acoso en el trabajo en la Administración de la Comunidad de Madrid y los organismos públicos vinculados o dependientes de ella se conforma como el instrumento contra todas las situaciones de acoso en la administración pública de la región, como acoso psicológico, sexual, por razón de sexo u orientación sexual, o discriminatorio. CSIF aplaude que se haya conseguido firmar este preacuerdo en la víspera de la semana de la mujer trabajadora.

En virtud de este protocolo, cada Consejería u organismo debe declarar formalmente, por escrito, que rechaza todo tipo de conducta que sea constitutiva de acoso, "sin atender a quién sea la víctima o el acosador ni cuál sea su rango jerárquico". Asimismo, se debe establecer una cultura organizativa de normas y valores contra dicho acoso, declarando el derecho de los empleados públicos a recibir un trato respetuoso y digno y recordando que puede ser calificado de falta muy grave.

El protocolo define de manera pormenorizada los tipos de acoso y los grados de acoso en cada uno de esos tipos, así como varios ejemplos. Así, se considera acoso sexual en el trabajo acercamientos o contactos físicos innecesarios; comentarios, chistes y preguntas sobre el estilo de vida o la orientación sexual; e incluso comportamientos no verbales, como silbidos, gestos obscenos o invitaciones impúdicas o comprometedoras. Incluye, además, un modelo de denuncia y de solicitud de activación del protocolo por acoso en el marco laboral.

Protocolo contra todo tipo de Violencia en el Trabajo

El preacuerdo firmado por CSIF y demás sindicatos viene motivado por la necesidad de dar respuesta a los riesgos que afectan a la salud de los empleados públicos por el trabajo que realizan y que van más allá de los accidentes laborales comunes: se trata de los riesgos derivados de la interrelación con otras personas que se traducen, en ocasiones, en comportamientos violentos que conllevan un importante riesgo para la salud.

En cumplimiento del marco normativo europeo y estatal contra el acoso y la violencia en el trabajo, este protocolo establece la tolerancia cero frente a todo tipo de agresión que puedan sufrir los empleados públicos en el desempeño de sus funciones. Para ello, la Administración regional pondrá todos los medios preventivos a su disposición con el fin de lograr un entorno laboral libre de violencia y, en caso de agresión, dar un apoyo integral al empleado público afectado.

Acuerdo mejora protección por IT

Finalmente, el Acuerdo para la mejora del régimen de protección de los empleados públicos de la región en situación de incapacidad temporal (IT) por contingencias comunes establece el régimen de mejoras en situaciones de incapacidad temporal y el número de días por ausencia por enfermedad. La redacción del acuerdo deja menor margen de discrecionalidad o interpretación a las unidades de personal a la hora de valorar las IT, lo que supone una mayor seguridad jurídica para todos los empleados públicos.

Asimismo, entendemos que con este camino emprendido por la Administración regional se ha comenzado a revertir los recortes en materia de incapacidad temporal que se pusieron en marcha en 2011 (RD 20/2012). Para CSIF, si algo consiguieron los recortes en IT fue el presentismo: es decir, que los trabajadores acudieran a su puesto incluso estando enfermos ante el temor a perder el empleo o ver disminuida su nómina.