MANIFIESTO DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER RURAL: CSI-F reclama al Gobierno que fomente el empleo en servicios públicos rurales a través de la Reforma Local
16 de Octubre de 2013

CSI-F reclama al Gobierno que fomente el empleo en servicios públicos rurales a través de la Reforma Local

MANIFIESTO DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER RURAL

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer Rural, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) reclama la necesidad de poner en valor el papel de las mujeres en el ámbito rural y reconocer su fuerza, su empuje y su arduo trabajo, indispensable para nuestra sociedad. Esta labor supone entre otras muchas aportaciones, el avance hacia un mundo más equitativo y justo.

Tanto en el denominado primer mundo, como en los países en vías de desarrollo, las mujeres desempeñan un papel fundamental en las economías y sociedades rurales, participando en la producción de cultivos, el cuidado del ganado, la producción de alimentos, además de ejercer funciones vitales en el cuidado de niños, ancianos y personas enfermas.


En la situación de dificultad que afrontamos, a raíz de la crisis económica, las autoridades deben ser conscientes de que la superación de la crisis ha de pasar a la fuerza por la creación de empleo femenino también en el ámbito rural, donde existe actualmente un capital humano desaprovechado y falto de oportunidades que aportaría un valor añadido inestimable a nuestro tejido productivo.

En el ámbito concreto de los servicios públicos, el proyecto de ley de reforma local que ha enviado el Gobierno a las Cortes debería abrir una oportunidad para crear empleo de calidad en elementos tan sensibles como los servicios sociales, la educación, la sanidad, la dependencia… puestos tradicionalmente con amplia presencia femenina.

Sin embargo, lamentablemente este proyecto de Ley abre numerosas incógnitas, por lo que CSI-F se ve obligado una vez más a defender los intereses de los empleados públicos. En este sentido, con ocasión de esta jornada, elevamos la voz en defensa de todas aquellas mujeres, empleadas públicas que todos los días atienden muchas de las necesidades sentidas y demandadas por nuestra población rural: educación, cultura, ocio, sanidad, atención domiciliaria, accesos a las Tic; relaciones, dependencia, seguridad, transportes, etc…

Todas ellas, realizan tareas intangibles pero importantes, entrañables, próximas y efectivas que con frecuencia no se consideran indicadores a la hora de baremar la calidad de vida de nuestros pueblos rurales.

Estas mujeres en el mundo rural, ofrecen un servicio público, de un incalculable valor, entienden a la población y trabajan con una sensibilidad especial porque conocen perfectamente lo que las mujeres y hombres del entorno rural demandan y ofrecen prestaciones, asistencia, atención apoyo refuerzos, aquello que solo un servicio público puede ofrecer y cubrir y que no puede sustituirse de ninguna manera por otro tipo de formato sin que se merme la calidad.

Con la reforma de las Administraciones Públicas emprendida en el mes de julio por el actual gobierno, la Administración local, la más próxima a la ciudadanía, ha quedado cuestionada su eficiencia y eficacia. Igualmente, se ha emprendido un proceso de “adelgazamiento” de estructuras que pone en peligro la continuidad de los servicios públicos.

Este proceso es contrario al espíritu de la Carta Europea de Autonomía Local ratificada por España en 1988, que establece que las Entidades Locales son uno de los principales fundamentos de un régimen democrático. Además la Carta Europea para la Igualdad de Mujeres y hombres en la vida local del 2006, invita a las Entidades Locales a ejercer sus competencias en favor de una mayor igualdad entre las personas.

En este contexto jurídico, el papel del servicio público, y el papel de la mujer empleada pública cobra mayor protagonismo y justifica su labor, empeño y dedicación a la ciudadanía que reside en un entorno rural. La racionalización del gasto público no puede servir de argumento para hacer invisible la realidad de los municipios en el entono rural.

Desde CSI-F en este día ponemos voz a aquellas mujeres que desde los servicios públicos, ponen su granito de arena en la mejora del bienestar de las personas y del desarrollo integral en igualdad de oportunidades. Mujeres invisibles, que deben ser reconocidas y colocadas en posición de igualdad, a pesar de que el entorno rural no ofrece las mismas oportunidades que el mundo urbano.

La celebración de esta Jornada también nos da una oportunidad para reclamar más y mejores medios para luchar contra la violencia de género y atender a las víctimas de esta lacra en el medio rural. En CSI-F defendemos la prestación de unos servicios públicos de calidad, adecuados a las características específicas del medio rural, en particular en los ámbitos de la educación, la sanidad, la seguridad ciudadana, que los servicios en el medio rural sean accesibles a las personas con discapacidad y las personas mayores.

Los ciudadanos tienen derecho a unos servicios públicos de calidad tanto en el mundo urbano como en el mundo rural, sin embargo en la actualidad esto no está garantizado.

Para ellas, por las asociaciones del mundo rural y por todas aquellas mujeres que aportan su esfuerzo y sacrificio en aras de mejorar y colocar a su pueblo en el lugar que se merece dentro de la geografía española, CSI·F hace este reconocimiento a todas ellas en este día Internacional de la Mujer rural.
Ver Galería