21 de marzo CSI-F se concentra a las puertas de los registros civiles de 11:30 a 12:30 horas, en defensa de los ciudadanos y de los puestos de trabajo de los trabajadores de la Administración de Justicia.
21 de Marzo de 2013

CSIF EXIGE ADEMÁS AL MINISTERIO DE JUSTICIA QUE DEJE DE MENTIR A LOS CIUDADANOS A CUENTA DEL REGISTRO CIVIL

El pasado 26 de marzo el Subsecretario del Ministerio de Justicia se comprometió con CSIF a que la asunción del Registro civil por los Registradores de la Propiedad no supondría coste alguno para los ciudadanos.

Literalmente dijo que “todo lo que ahora es gratuito en el Registro civil lo seguirá siendo”. La única excepción, dijo, serán los expedientes de matrimonio y la celebración de bodas que quedarían en manos de los Notarios con un coste para el ciudadano, igual o inferior a la tasa media que se cobra actualmente en los Ayuntamientos por las bodas.

Por su parte, un alto cargo del mismo Ministerio de Justicia, el Director General de Registros y Notariado, confesó que el departamento estudia cobrar por, al menos, el 15% de la actividad del Registro civil. La contradicción es evidente y, o bien, mintió el Subsecretario del Ministerio o miente el Director General de Registros y Notariado.

CSIF, lamenta que el problema del Registro civil se vea reducido a una pugna entre dos colectivos profesionales: registradores y notarios y entre ellos y el Ministerio de Justicia. Los problemas del Registro civil y las quejas del ciudadano residen en el abandono al que se ha visto sometido por los sucesivos gobiernos desde hace varios años.

Estamos ante una privatización en toda regla del Registro civil que nos afecta a todos

Estas contradicciones no hacen sino confirmar que el plan de Gobierno es convertir un servicio público en un negocio en manos de unos pocos. La reforma del Registro civil se inserta en una gran reforma de los “registros públicos” en España que pondrá todos en manos de un colectivo de unos 1000 Registradores de la Propiedad que, claramente, salen ganando con la misma.

A los Registradores se les entrega una inversión de 128 millones de euros de todos los ciudadanos que es lo que ha costado la digitalización desde el año 50 hasta la actualidad. Y reciben, además, la exclusiva de la prestación de este servicio por el que directa o indirectamente van a cobrar.

Porque eso es lo que quieren, eso es lo que está estudiando el Ministerio (según palabras del Director General de Registros y del Notariado) y eso es lo que piden más de 300 Registradores que han conseguido convocar una Asamblea del Colegio Nacional de Registradores en Zaragoza para mediados de abril.

Los paganos somos todos los ciudadanos en general que acabaremos pagando por la prestación de un servicio público en beneficio de unos pocos.

Pero, también, lo seremos como funcionarios que veremos devaluado nuestro trabajo al perder unas funciones que venimos desarrollando desde hace más de 100 años. Y lo más lamentable es que en los planes del Ministerio está que sigamos perdiendo funciones a favor de otros colectivos profesionales como son los procuradores (actos de ejecución). Si ya soportábamos la carga de que nuestro trabajo lo estén cobrando otros en forma de productividad sólo nos faltaba que nos vaciaran de contenido nuestro trabajo.

Los paganos serán/seremos los funcionarios del Registro civil, en primer lugar, ya que los procesos de reordenación de efectivos no están garantizados más allá de alguna declaración pública de los responsables ministeriales. Pero los paganos seremos también todos los funcionarios de Justicia ya que la reordenación supondrá la reducción de plantilla lo que vetará el acceso de nuevo ingreso, la promoción interna, la movilidad voluntaria (comisiones de servicio o sustituciones) entre otros derechos.

Hay alternativa profesional al plan del Gobierno: los funcionarios de Justicia Los problemas del Registro civil no se resuelven por la vía de la imposición. A fecha de hoy CSIF no ha recibido el borrador de reforma a pesar de haberlo solicitado en varias ocasiones en un pésimo ejemplo de opacidad en la gestión del Ministerio. Eso sí, los Registradores de la Propiedad ya se han reunido y se siguen reuniendo de forma sistemática con el Ministerio en la elaboración de un proyecto que, no nos cabe ninguna duda, será hecho a la medida de los deseos de los propios Registradores.

Para resolver el problema hacen falta medios personales y materiales y, por esta razón, CSIF exige al Ministerio que la reforma del Registro civil se abra de una vez a la participación de los funcionarios de Justicia que no pueden verse excluidos de un proceso que les afecta directamente.

Si lo que se quiere es ahorrar, la solución no puede ser tirar por la borda la experiencia y la preparación de los miles de funcionarios de los Cuerpos de Secretarios Judiciales, Gestión, Tramitación y Auxilio destinados en los Registros civiles de toda España. Unos funcionarios que pese a la precariedad de medios han demostrado estar perfectamente capacitados para llevar adelante los Registros civiles por ellos mismos.

Si lo que se quiere es modernizar el Registro civil CSIF propone iniciar un proceso negociado de reforma de la estructura y funciones del Registro civil contando con la experiencia y preparación de los funcionarios de Justicia. Una reforma que, en todo caso, debe garantizar todos los puestos de trabajo sin que quepa admitir amortización de plantilla.

Por otro lado, la seguridad jurídica del Registro civil no se garantiza con su entrega a los Registradores (otra gran mentira que se utiliza para justificar la privatización) porque la seguridad jurídica ya está garantizada en los Registros civiles actuales servidos por funcionarios públicos con experiencia y muy preparados.

Si se necesitan más medios y los presupuestos no dan para más se puede crear una tasa moderada y selectiva cuyo objetivo sea ayudar directamente a dotar de medios a los Registros civiles. Es decir, que el dinero que abonan los ciudadanos no se vaya al bolsillo de unos pocos sino que revierta a todos en forma de un servicio público más eficaz y eficiente. Por eso CSIF manifiesta que hay alternativa para conseguir un Registro civil moderno, eficaz, público y gratuito dejando en manos de los funcionarios de Justicia la prestación de este servicio público. Y, por eso, pedimos que te NO TE QUEDES SENTADO. MOVILÍZATE

NOTICIAS RELACIONADAS

Ver Galería