RECHAZO FRONTAL DE LOS SINDICATOS MÁS REPRESENTATIVOS EN POLICÍA LOCAL A LAS PRETENSIONES DE LA COMUNIDAD.
22 de Noviembre de 2012

LA CONSEJERÍA DE PRESIDENCIA E INTERIOR QUIERE QUE LOS ALCALDES NOMBREN A LOS JEFES DE POLICÍA LOCAL, PUDIENDO SER ESTOS DEL CUERPO NACIONAL DE POLICÍA O DE LA GUARDIA CIVIL.

Los sindicatos CSI-F, CCOO y CPPM se han encontrado con una decisión no esperada, en la reunión que en la tarde de ayer mantuvieron en el seno de la Comisión Regional de Coordinación de Policía Local. Cuando se esperaba que la reunión estuviera centrada en la BESCAM y en los recortes que ha impuesto la Comunidad, la sorpresa ha sido el anuncio de querer modificar la Ley para que los alcaldes de la Comunidad puedan nombrar a dedo (cosa que ya hacían) al responsable de Policía Local, abriendo la puerta a que este "Jefe" pueda proceder de Policía nacional o de Guardia Civil y claro está sin reciprocidad, porque ¿podría asimismo un Policía Local dirigir a Policías Nacionales o a Guardias Civíles?.

El rechazo frontal y la protesta no se han hecho esperar. Los presentes en la reunión han manifestado además su malestar por el modo y forma en que se ha comunicado, pero sobre todo porque se ha obviado algo que hasta ahora había sido norma habitual: el diálogo y el consenso.

Una vez más el nuevo Gobierno de la Comunidad hace gala de su mayoría absoluta para torcer el sentir de un colectivo y para minar las legítimas aspiraciones de un Cuerpo de Seguridad que viene reivindicando desde hace muchos años ya la modificación de la Ley 4/1192 de 8 de julio, de Coordinación de Policías Locales de la Comunidad.

Con estas decisiones no solo se quiebran estas reivindicaciones, sino que se deja al libre al libre albedrío de los alcaldes algo que hasta ahora se tenía que conseguir a través del reglamentario concurso-oposición.

Desde CSI-F rechazamos contundentemente esta decisión y anunciamos que recurriremos a los Tribunales para pedir amparo, y para evitar en todo lo que esté en nuestra mano que se lleve adelante esto que consideramos un atropello, un insulto y un agravio sin precedentes.

Ver Galería