CSI-F AEAT DENUNCIA QUE LA ENCUESTA DE ESTRUCTURA SALARIAL DEL I.N.E. ESTÁ MANIPULADA
05 de Noviembre de 2012

¿LOS EMPLEADOS PÚBLICOS COBRAMOS POR NUESTRO TRABAJO UN 30 % MÁS QUE EL

RESTO DE TRABAJADORES DEL SECTOR PRIVADO?

El 24 de Octubre el Instituto Nacional de Estadística, INE, publicó los resultados de la

Encuesta de Estructura salarial 2010, en la que la principal conclusión era que la retribución

media de los empleados públicos era de 29.811,67 €, un 30,8% más que el salario medio

español.

Ante estas cifras totalmente desconcertantes, se ha remitido solicitud de información

al INE para que explique los resultados de dicha encuesta (estas solicitudes de información se

han realizado de manera individualizada vía internet en la página web del INE http://www.ine.es/ )

El INE, ha emitido nota, que adjuntamos, explicando los resultados de dicha encuesta. En

dicha nota el INE reconoce que "se excluye el sector agrario, el servicio domestico y parcialmente los

asalariados públicos. En lo que se refiere a estos últimos, los excluidos son los afiliados a las

mutualidades".

Esto quiere decir que solamente están incluidos los empleados públicos que cotizan a

la Seguridad Social, y entre “ellos”, los asesores de políticos, ejecutivos de empresas

públicas, cargos de libre designación de carácter político … dejando al margen a la inmensa

mayoría de los empleados públicos, que somos funcionarios de carrera.

El Instituto Nacional de Estadística, saca de la encuesta salarial al grueso de los

mileuristas de la MUFACE, y dejan a los empleados políticos con sueldos millonarios dentro

de la muestra.

¿Cual ha sido la intención del Gobierno con esta manipulación? ¿Cual ha sido la

intención de determinados medios de comunicación?

¿Pretenden seguir con la campaña de desprestigio hacia los empleados públicos?.

¿Hacia “esos” que tienen el empleo asegurado, trabajan poco y, aun encima cobran más que

el resto?

Con esta encuesta se demuestra lo que desde CSI·F llevamos años denunciando, que

en la Administración lo que sobran son cargos ejecutivos, asesores de políticas, cargos de

libre designación, que funcionalmente no aportan nada y encima son un lastre para las

cuentas públicas.