CSIF considera claramente insuficiente el plan de refuerzo para el próximo curso escolar porque supondría la pérdida de más de 7.500 aulas
- Reclamamos la vuelta a las cifras de refuerzo y desdobles del curso 2020-2021, con más de 11.000 contrataciones
24 de Junio de 2021

El sector de Educación de Madrid de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, considera “claramente insuficiente” el plan de refuerzo anunciado ayer por el consejero de Educación y portavoz del Ejecutivo regional, Enrique Ossorio, y que contempla la incorporación de 2.931 docentes a la educación pública y 400 profesionales de administración y servicios.

“Se trata de una cifra claramente insuficiente para la situación actual de pandemia en la educación pública madrileña. Esto supondría la pérdida de más de 7500 aulas desdobladas en el curso 2021-2022 con respecto al actual”, ha señalado el presidente de CSIF Educación Madrid, Miguel Ángel González.

Asimismo, consideramos que no es de recibo que se anuncien los 3.700 nuevos docentes procedentes de las oposiciones actualmente como nuevos recursos contratados, ya que estos docentes estaban contemplados en la OPE del año correspondiente atendiendo a necesidades estructurales del sistema y en cumplimiento de los acuerdos de 2017 de reducción de la tasa de interinidad al 8% firmados por CSIF.

CSIF Educación Madrid reclama la vuelta a las cifras de refuerzo y desdobles del curso 2020-2021, con más de 11.000 contrataciones, que han ayudado a mantener el virus controlado en los centros educativos, así como una mejora del rendimiento y una reducción de la conflictividad. “Estamos en una situación pandémica muy parecida a junio de 2020 y, aunque está la mayoría vacunada, aún existe la amenaza de nuevas variantes más peligrosas que no hay que descartar que puedan complicar el inicio de curso en septiembre”, ha afirmado Miguel Ángel González.

Por ello, CSIF Educación Madrid exige a la Consejería la negociación de todas estas medidas que docentes y alumnos de la educación pública madrileña demandan. Por otro lado, consideramos negativo que no se permita optar por la jornada continuada en los centros de Educación Especial, siendo éstos los centros donde esta medida sería más útil y necesaria.

Igualmente, echamos en falta una compensación económica a los docentes por los recursos materiales asumidos por éstos durante los periodos de teledocencia. Por último, exigimos el aval sanitario a la rebaja de la distancia interpersonal a 1,2 metros, cuando al aire libre se sigue exigiendo un mínimo de 1,5 m.

Presencialidad en vez de semipresencialidad

No obstante, nos parecen acertadas medidas como la apuesta decidida por la presencialidad del alumnado en las aulas, pues la semipresencialidad fue la causa de gran parte de las dificultades de este pasado curso para muchos docentes, ya que no fue posible salvar la brecha digital que muchas familias sufren en Madrid, junto con los problemas técnicos derivados de la plataforma de EducaMadrid.

También valoramos que se permita disfrutar un año más de la jornada continuada a cuantos colegios lo vuelvan a solicitar, puesto que facilita la aplicación de muchas medidas higiénico sanitarias. Y consideramos positivo el mantenimiento del coordinador COVID un año más, como figura clave ante la incierta evolución de la pandemia.

La disponibilidad de recursos tecnológicos y el avance en la digitalización, junto con la continuidad del uso de mascarillas, el protocolo de limpieza y desinfección de los centros, las entradas escalonadas y demás medidas higiénico-sanitarias, nos parecen puntos clave de nuevo para este próximo curso. Asimismo, agradecemos que se hayan atendido en cuenta nuestras demandas sobre la mejora de la atención a la diversidad del alumnado, tras multitud de peticiones, escritos y resoluciones presentadas.