CSIF propone condiciones más atractivas para los sanitarios madrileños y confinamientos selectivos para frenar la expansión del virus
- Pide por carta una reunión urgente con el consejero de Sanidad para conocer el plan de contingencia de la Comunidad
04 de Septiembre de 2020

El sector de Sanidad de Madrid de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha solicitado al consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, una reunión urgente para conocer el plan de contingencia que tiene previsto el Ejecutivo autonómico para hacer frente al crecimiento exponencial de contagios, ingresos en unidades de críticos y aumento de los fallecidos en los últimos días.

En un escrito remitido hoy, CSIF propone a Ruiz Escudero la posibilidad de que se lleven a cabo confinamientos selectivos en barrios o comunidades de vecinos, como ya han realizado otras comunidades autónomas, para frenar la expansión del virus. Asimismo, plantea en la carta, y lo hará personalmente cuando tenga lugar la reunión, la necesidad de ofrecer a los sanitarios madrileños condiciones laborales más atractivas.

En este sentido, consideramos que se deben prolongar los contratos de refuerzo más allá del 31 de diciembre, con el fin de dar estabilidad al profesional; por otro lado, entendemos que se deben ofrecer homogeneizar las condiciones para los doblajes de jornada voluntarios que se ofrecen para suplir la falta de personal, ya que varían mucho de unos centros a otros, tanto en lo referente al montante económico como a los días libres con los que compensan las horas adicionales realizadas.

A esto hay que añadir que la Comunidad de Madrid es de las pocas que no ha puesto en marcha medidas extraordinarias de compensación a los profesionales sanitarios que han de redoblar esfuerzos en esta crisis sanitaria.

CSIF también expone al consejero que la falta de personal en los centros de Atención Primaria está provocando importantes retrasos en las citas ordinarias que pueden llegar hasta los 15 días. Es sólo una muestra de la precaria situación que viven los centros de salud madrileños, que al igual que el pasado mes de julio, siguen sufriendo la escasez de médicos de familia, pediatras y enfermeras. Además, la sobrecarga añadida a las tareas de rastreo, seguimiento de casos y labores asistenciales, unido al cierre de centros y de SUAP, y la no cobertura de profesionales como en atención especializada, provoca una situación de mayor sobrecarga laboral.

En Atención Especializada se vuelven a doblar camas y a poner en marcha unidades exclusivamente COVID sin el número adecuado de profesionales para asumir esta carga asistencial extra. “Recordemos que hay que conjugar vacaciones, libranzas, I.T, disfrute de permisos y licencias… Y esto se hace a cargo de los propios profesionales, teniendo en cuenta la escasez y dificultad de contratación”, indica CSIF en el escrito.

En Atención Primaria existe la sensación, tanto en los profesionales del SERMAS como en la población de la Comunidad de Madrid, de que la verdadera intención del Gobierno autonómico es la de desmontar y minimizar este servicio. La falta de profesionales que viven los centros de salud en los últimos años, y que ahora se ha agravado con el COVID, ha provocado que en demasiados casos recaiga la responsabilidad en el personal de enfermería, que ha de asumir determinadas decisiones diagnósticas que no le corresponden.

Para CSIF, el origen de la situación actual de Madrid, que lidera el aumento de casos a nivel nacional, está en la falta de rastreadores, como hemos venido denunciando insistentemente en los últimos meses. En este sentido, consideramos que los 150 rastreadores provenientes del Ejército no son suficientes y que sin esta herramienta de detección precoz y sin los confinamientos selectivos continuarán aumentando los casos en esta comunidad autónoma.